Catholic Diocese of Spokane, Washington


La Paz Este Con Ustedes

"Es acerca de la misión"


por el Obispo Blase J. Cupich

(Del edición 3 febrero 2011 del Inland Register)

Poco después de que mi nombramiento como Obispo de Spokane fue anunciado se me preguntó que planeaba yo hacer acerca del serio problema financiero que tiene nuestra Iglesia local. Mi respuesta fue simplemente que mi trabajo como pastor “no es acerca de dinero; es acerca de la misión. Cuando nosotros tenemos la misión correcta todo lo demás sigue.”

Yo realmente creo eso; especialmente después de ver una y otra vez a través de 35 años de sacerdocio como el poder de un ministerio que está centrado en la misión siempre trae buenos resultados.

Al enfatizar la misión de todos nosotros como discípulos, nosotros comenzamos a ver los resultados de nuestro esfuerzo en proveer para la misión como una buena obra de co-responsabilidad. Desde los primeros días de la Iglesia Católica, co-responsabilidad ha sido otra manera de hablar acerca del discipulado.

El Milagro de Caná: Un Modelo de Co-responsabilidad para Discípulos Creyentes

La mejor historia del Nuevo Testamento acerca de lo importante que es tener una buena co-responsabilidad para llamar a otros a acercarse a la fe está en el segundo capítulo del evangelio de San Juan, la famosa fiesta de la boda de Caná. Esta historia nos presenta el primer milagro de Jesús y también es una historia acerca de cómo ser un discípulo creyente. Se nos dice que “…sus discípulos comenzaron a creer en él…” después de que Jesús hizo el milagro en la fiesta de la boda. Noten como los sirvientes encargados del vino tuvieron un lugar importante en la historia de dos formas diferentes. Así como ellos le ayudaron a Jesús en el milagro de cambiar el agua en vino, ellos también le ayudaron a Jesús a que los discípulos creyeran.

Veamos la narrativa del milagro de Caná un poco más de cerca. Cuando María descubre que ya no hay vino en la fiesta, ella expresa su preocupación a su hijo diciendo: “Ellos no tienen más vino.” Primero Jesús no quiere salvar al novio y a la novia de esta vergüenza. Jesús responde, “mujer como es que me afecta a mi tu preocupación?” Sin explicar el porque María prosigue y le dice a los sirvientes encargados del vino, “hagan lo que él les pida.”

La lección es clara. Los discípulos que están con Jesús deben aprender a ser más como los sirvientes responsables del vino quienes pusieron atención, estuvieron listos para obedecer y estuvieron abiertos a las ordenes y deseos de Jesús. Noten también que Jesús no pide algo imposible a los sirvientes. Los sirvientes usarían lo que estaba a su disposición; aunque solo fueran jarras vacías y agua simple. Jesús le enseña a los discípulos que lo estaban viendo que ellos no necesitan preocuparse de sus necesidades personales o de lo que les falta en la vida; si es que ellos son obedientes al deseo de Jesús y están dispuestos a usar lo que tienen a su disposición para servir a otros.

Los sirvientes toman su nueva responsabilidad trabajando juntos. Llenar la jarras con agua hubiera sido un trabajo imposible para una sola persona por que la jarras eran muy grandes. Pero los sirvientes fueron exitosos trabajando juntos. También es lo mismo con el discipulado. Nosotros llegamos a un entendimiento completo de quienes somos cuando nos unimos; cuando usamos nuestros propios recursos y cualidades para completar un trabajo o llegar a una meta común.

No solamente el agua llegó a ser vino en la fiesta de la boda; fue un vino bueno y hubo más de lo necesario. Cuando los discípulos ponen atención a Cristo y se unen para usar lo que ellos tienen el resultado es una vida abundante. El vino que es producido no es solamente una bebida para la fiesta de una boda. Este vino es un símbolo del gozo que los discípulos experimentan cuando ellos llegan a una fe más poderosa al experimentar la co-responsabilidad.

Una Forma de Vida

La co-responsabilidad en su sentido completo es la manera en que un discípulo vive su vida. La co-responsabilidad es un recuerdo constante de que un discípulo debe buscar primero la voluntad de Dios cuando tiene que ver con su tiempo, talento y tesoro. Ser una persona co-responsable significa valorar todo lo que tenemos, hasta el aspecto más simple de nuestra vida, como regalo para ponerlo a disposición de Cristo. Finalmente, un discípulo que vive en la co-responsabilidad aprecia la importancia de trabajar juntos, no solamente para completar el trabajo que está a la mano sino también para completar la meta más grande de atraer a otros a la fe a través del testimonio de su esfuerzo común.

Es interesante notar que después de la historia de la boda nosotros no escuchamos nada más acerca de los sirvientes encargados del vino. Tal vez es por que su ejemplo tuvo un impacto permanente en los discípulos como que la co-responsabilidad y el discipulado no son cosas diferentes. Los discípulos llegan a ser personas co-responsables; y los co-responsables llegan a ser discípulos.

Creciendo y Compartiendo

My esperanza es que al comenzar la Colecta Anual del 2011 nosotros la veremos como una oportunidad para crecer como discípulos más atentos a la voluntad de Cristo; quienes valoramos nuestro tiempo, talento y tesoro para que Cristo los utilice; y como discípulos que encuentran gozo en trabajar juntos para llamar a otros al discipulado. En una palabra, la colecta anual no es acerca del dinero; es acerca de la misión. Por favor únanseme al hacer esta misión un gran éxito.

— Tradujo Padre Miguel Mejia


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home |


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved