Catholic Diocese of Spokane, Washington


La Paz Este Con Ustedes

"Esa cosa más"


por el Sr. Obispo Mons. Blase J. Cupich

(Del edición 7 abril 2011 del Inland Register)

En Mayo 26 a las 7 p.m. la Iglesia Católica en el Este de Washington se juntará en la catedral de Nuestra Señora de Lourdes para celebrar la ordenación de nuevos sacerdotes para nuestra diócesis. Estos jóvenes ya han hecho un compromiso con nosotros. Por casi una década ellos han participado en el programa de formación para el sacerdocio. Ellos también ya han prometido vivir una vida de celibato casto “por el bien del Reino y de un servicio de toda la vida…”

Esta ocasión me da una oportunidad para ofrecer algunas reflexiones sobre esta promesa sabiendo que el celibato no es siempre bien entendido o apreciado.

El celibato es una ley que podría ser cambiada. Pero eso no es todo lo que el celibato es. Su importancia no está solamente en ser una ley, pero es un símbolo poderoso y un ideal espiritual el cual muchos hombres escogieron por ellos mismos siglos antes de que fuera una ley de la Iglesia. Esto demuestra que el discipulado si es auténtico tiene un precio – el precio de imitar el mismo ejemplo de Jesús.

En el evangelio de San Marcos, Jesús mira al joven rico con amor por su sinceridad con la cual sigue todas las leyes que se le piden. Pero Jesús también ve que hay una cosa más que el joven debe hacer. El debe de vencer su apegamiento a su riqueza – un apegamiento que tal vez él no sabía que era tan fuerte.

Para el sacerdote el celibato representa esa “cosa más” que lo libera para dedicarse totalmente a Cristo y otros, siguiendo el ejemplo de Cristo, quien vino no a ser servido pero a servir. Es algo que no se pide de todos, pero es apropiadamente pedido por aquellos de nosotros que debemos llegar a ser los servidores de todos. La simple y directa pregunta que se le hace a un hombre el día de su ordenación resume esto muy bien: “Como un signo de dedicación interior a Cristo ¿estás seguro que quieres permanecer célibe por el bien del Reino y en servicio a toda la humanidad?”

Nosotros vivimos en un tiempo cuando el compromiso en nuestra sociedad está cayendo. Cuando algunos concluyen de esto que la ley del celibato en la Iglesia no es realística, otros dicen que la sociedad puede ser enriquecida por este ejemplo del compromiso al celibato. Pero el celibato es más grande que ser solamente testigos de la capacidad humana al compromiso hacia el servicio de otros. El poder simbólico del celibato en la vida del sacerdote está en la capacidad de recordarnos aquí y ahora que fue Dios quien primero hizo un compromiso permanente con nosotros y se cumple en Jesucristo, un regalo total que continua en nuestro tiempo para la salvación de la humanidad. El sacerdote que deja todo para servir a Dios y a otros mantiene fresco en la conciencia e imaginación humana la promesa de Dios de dejar todo por nosotros. Esto es un regalo, aunque muy costoso, que merece darse en todas las épocas.

Este compromiso como el de Dios no se puede hacer y conservar por nuestra propia fuerza. La historia nos ha enseñado que todo es posible con la gracia y el amor de Dios a través del ejemplo de innumerables sacerdotes dedicados quienes han dicho “sí” a “esa cosa más”.

Les pido sus oraciones por nuestros sacerdotes, pidan que Dios les de su gracia y amor que hace que todo sea posible, para que los sacerdotes vivan su compromiso de hacer esa cosa más. — Tradujo Padre Miguel Mejía


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home |


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved