Catholic Diocese of Spokane, Washington


La Paz Este Con Ustedes

"El verano, un tiempo de seguridad y salvación"


por el Sr. Obispo Mons. Blase J. Cupich

(Del edición 9 junio 2011 del Inland Register)

El verano, y la vida es fácil. Los peces están saltando y el algodón es alto.

Esta letra de la canción de Gershwin Porgy and Bess vienen a la mente en estos primeros días de verano. Estos son días para relajarse y disfrutar los regalos de la naturaleza a nuestro alrededor. El verano es un tiempo para tomarse un descanso de todas las obligaciones que tenemos durante el año.

La gente en los Estados Unidos es conocida por ser los más trabajadores y productivos en el mundo. Todos nosotros necesitamos estos meses para recargar nuestras energías y encontrar nuevas fuerzas para nuestros cuerpos y nuestras almas. Esto también es verdadero para los que trabajan nuestra tierra. Sin embargo, esto no debe hacernos menos vigilantes en nuestra seguridad y salvación.

No hay vacaciones en la seguridad

Niños grandes y pequeños esperan con ansiedad el verano. Para la mayoría de nosotros esto significa viajes a la tienda de los helados, días en la alberca o el lago, o paseos en bicicleta alrededor de nuestro vecindario o en el campo. Todas estas actividades nos hacen sentir libres de preocupaciones durante los meses de verano. Sin embargo, los doctores se refieren a estos días como la “temporada de trauma.”

Las estadísticas revelan algunos datos alarmantes. Las lesiones por accidente son la principal causa de muerte de niños en los Estados Unidos, teniendo más muertes que las enfermedades, la violencia o el suicidio. Este verano casi 3 millones de niños menores de 16 años serán llevados a las salas de emergencia para ser tratados de lesiones graves causadas por accidentes automovilísticos, de moto, caídas y otras situaciones peligrosas.

Cerca de tres mil de estos niños morirán a causa de sus heridas. La mayoría de sus muertes serán causadas por accidentes de vehículos. Casi la mitad de los accidentes mortales que involucran a los niños pasan en el campo y una cuarta parte de los accidentes están relacionados con el alcohol. Aun más preocupante es que el 50% de los niños con heridas mortales no estaban utilizando los cinturones de seguridad o no viajaban en los asientos especiales para niños.

Lo triste de estas estadísticas es que el 90% de todos los accidentes que pasan en el verano se pueden prevenir. Por lo tanto, mis primera palabras de precaución son, “no se tomen vacaciones de seguridad.” La supervisión, el uso de equipos y sistemas de seguridad y otras simples medidas de precaución pueden ayudar a que este verano sea seguro y feliz para nuestros hijos y nuestras familias. No olviden pedir por la seguridad de nuestros niños en sus oraciones diarias.

No hay vacaciones en la vocación

Párrocos de todo el país han estado reportando un fenómeno que está pasando en la Iglesia Católica, la gente está tomando vacaciones y no van a Misa en el verano. Tal vez, las familias relacionan el ir a Misa con los programas de catecismo; o tal vez sienten que necesitan un tiempo de descanso para romper la rutina del año.

Es verdad que el verano es una temporada de vacaciones, un tiempo de descanso y un tiempo para recargar las pilas, por decirlo así. Nosotros hacemos esto al pasar tiempo con nuestros seres queridos quienes nos ayudan a poner las cosas en perspectiva.

Los católicos no somos diferentes en este aspecto. Nosotros, también, necesitamos el descanso y la frescura que sabemos que vienen del Señor y nuestro encuentro con El en la oración. San Agustín tenía esto en mente cuando dijo: “Señor, nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti.” La participación en la Eucaristía dominical es una obligación para todos los católicos. Es una obligación que le debemos a Dios, a nosotros mismos y también a toda la comunidad.

Las iglesias católicas en el este de Washington dan la bienvenida a muchos visitantes durante los meses de verano. Es edificante que muchos de nuestros hermanos católicos asisten a la Misa dominical a pesar de que están lejos de sus hogares. Debemos de estar presentes en la Misa cuando nuestros hermanos nos visitan. Sé que a muchos de ustedes les gusta conocer gente de todo el mundo cuando visitan nuestra tierra tan hermosa.

Como católicos, nosotros no solamente pertenecemos a nuestra parroquia – nosotros somos miembros de la Iglesia Universal. Por lo tanto, nunca somos extraños cuando nos reunimos con otros católicos para celebrar la Eucaristía en el día de la resurrección del Señor. Todos nosotros necesitamos el alimento que nuestra fe nos da y tenemos que tomar en serio nuestra vocación de alimentar a otras personas. En resumen, no podemos tomarnos vacaciones de nuestra vocación.

Hagamos todos nosotros un compromiso con nuestros niños y nuestras familias este verano para asegurar su seguridad y su salvación.

Encontrar una iglesia para ir a Misa cuando usted está de vacaciones no es fácil. Sin embargo, con algo de planificación usted puede encontrar una iglesia católica. Hay sitios de internet que le ayudan a encontrar iglesias católicas en todo el país; por ejemplo, www.ourcatholicneighborhood.com y www.masstimes.org . La mayoría de las oficinas turísticas también ofrecen información acerca de las iglesias católicas en su zona.

- Tradujo el Padre Alex Zepeda


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home |


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved