Catholic Diocese of Spokane, Washington


La Paz Este Con Ustedes

"Homilía para la ordenación al sacerdocio de Jeff Core, Jason Hiner, Jeff Lewis y Tyler Smedley, Mayo 26, 2011"


por el Sr. Obispo Mons. Blase J. Cupich

(Del edición 21 julio 2011 del Inland Register)

En estos días pascuales, en la liturgia predomina la imagen del Buen Pastor quien alimenta a sus ovejas. Es tentador hablarles a ustedes Jeff y Jason, Jeff y Tyler, acerca de las cualidades del Buen Pastor que les ayudarían a ustedes en el comienzo de su ministerio para el servicio del pueblo de Dios. Sin embargo, las lecturas que ustedes escogieron para esta noche nos dan otra dirección. Estas lecturas hablan de cómo Dios el día de hoy en su ordenación les promete alimentarlos a ustedes durante el camino al que los envía. Este alimento de Dios llega cuando ustedes lo conocen más profundamente y a través de la fe que ustedes encontrarán en otras personas.

Hay una historia de un sacerdote anciano que fue invitado a una celebración de una pareja que él había casado 25 años antes. También en la fiesta estaba un famoso poeta de las comedias de Shakespeare quien era un amigo del esposo. Durante la fiesta, la pareja le pidió al poeta que recitara uno de sus poemas favoritos. Por respeto al sacerdote anciano, el poeta le pidió que él escogiera el poema. El sacerdote dijo que a él le gustaría escuchar el salmo 23, “El Señor es mi Pastor.” El poeta aceptó pero insistió que el sacerdote también lo recitara después de él. El poeta comenzó a recitar el pasaje con una voz muy bonita que resonaba y cautivaba a todos. Después de que el poeta terminó, comenzó el viejo sacerdote con voz baja. Un silencio profundo se escuchaba mientras el sacerdote recitaba el salmo… y cuando él terminó había un ambiente profundo en todo el lugar y algunos de los invitados tenían lágrimas en sus ojos. El poeta viendo esto miró al sacerdote y le dijo, “padre yo soy un poeta y uno muy bueno. Yo tengo las cualidades para retener la atención de la gente y cautivar su imaginación. Pero la diferencia entre nosotros es que yo conozco las palabras pero usted conoce al Pastor.”

Jeff, Jason, Jeff y Tyler su alimento les va a venir de su conocimiento del buen Pastor, conociendo íntimamente al que los envía. ¿Acaso no es este el sentido que recibimos de la lectura de Jeremías? Sí, las palabras son importantes, pero noten como el Señor alimenta al profeta. Lo hace como un padre lo haría con su hijo. Con un toque cariñoso en sus labios, Dios pone sus palabras en la boca de Jeremías. Claro que Jeremías debe tomar el riesgo de abrirse a esta intimidad con Dios, y ustedes también. Pero si ustedes toman este riesgo, Dios les promete que ustedes van a ser como el anciano sacerdote, creíbles y convincentes testigos en su ministerio. Además de conocer las palabras ustedes conocerán al Pastor. El Papa Pablo VI lo dijo bien claro cuando dijo: “El hombre moderno escucha más a los testigos que a los maestros, y cuando escuchan al maestro es porque el maestro es testigo.”

En el evangelio de San Lucas Jesús continúa el tema de que Dios alimenta a los que envía. Los 72 son alimentados pero esta vez por la gente a la que son enviados. Dos veces Jesús les dice: “coman lo que les ofrezcan.”

El mensaje es claro. Pongan atención de cómo Dios los va a alimentar a ustedes con el ejemplo de gente que vive su fe y confía en Dios. Esto pasará cuando ustedes escuchen la voz angustiada de alguien que ha recibido un diagnóstico mortal, sin embargo confía completamente en Dios que nunca lo abandona. Pasará cuando ustedes se reúnan con una familia alrededor de la cama de un padre moribundo, y ustedes experimenten un amor que trae paz y perdón. Pasará cuando un paciente venga con humildad para pedir el perdón de Dios y ustedes saldrán más humildes. Todo esto será su alimento. Coman lo que les ofrezcan.

Ustedes estarán en buena compañía si ustedes aprecian las vidas de otros de esta manera porque Jesús hizo lo mismo. Recuerden el pasaje de San Lucas en el capítulo 21 acerca de la viuda. Entre el gentío en el templo Jesús vio a esta simple mujer y quedó profundamente inspirado cuando él vio que ella generosamente donó todo lo que tenía para vivir. Ustedes hagan lo mismo, coman lo que les ofrezcan.

Claro, nosotros sabemos que por sus años de formación esto no es nuevo para ustedes. Nosotros sabemos que ustedes han encontrado alimento al conocer a Dios íntimamente en su oración, y que ustedes no solamente conocen las palabras sino que conocen al Pastor. Nosotros sabemos que ustedes ya han encontrado inspiración y alimento para el camino al cuidar de la fe de gente sencilla que nos alimenta cuando nosotros les servimos. Nosotros sabemos que en su experiencia todo esto es verdad. Entonces, agárrense de la verdad de esta promesa de la que Dios les habla en esta noche de su ordenación. Nosotros haremos oración para que Dios quien ha comenzado este trabajo en ustedes lo lleve a buen término.

- Tradujo Padre Miguel Mejia-Diaz


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home |


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved