Catholic Diocese of Spokane, Washington


La Paz Este Con Ustedes

El Nuevo Misal Romano: Un Tiempo de Renovación - Tercera Parte: Renovación Litúrgica: ¿Cómo el Misal Romano y una nueva traducción contribuye a la renovación?


por el Sr. Obispo Mons. Blase J. Cupich

(Del edición 20 octubre 2011 del Inland Register)

(En la primera y segunda parte de esta serie, “el nuevo Misal Romano: Un tiempo de Renovación,” nosotros vimos los factores históricos atrás de la llamada a la renovación por los Obispos en el Concilio Vaticano II y como esa renovación se desarrolló a través de la mitad del siglo pasado. Este mes yo quiero hablar de las dos preguntas incluidas en el titulo.)

Introducción

La mayoría de las noticias acerca de los cambios en la misa que ocurrirán el primer domingo de Adviento se han enfocado solamente en la nueva traducción del Misal Romano. Pero eso solamente es la mitad de la historia. Lo que en realidad comenzó la nueva traducción fue la publicación en Latín de la tercera edición del Misal romano en el año 2000. La primera edición fue publicada en 1970 y la segunda en 1975.

¿Por qué un Nuevo Misal y como contribuye este a la renovación litúrgica?

La decisión de publicar una tercera edición del Misal Romano fue basada en un principio simple. La oración de la Iglesia siempre necesita renovarse porque es la oración de la Gente Peregrina de Dios en su caminar a través de los siglos. Estamos destinados para la eternidad, pero vivimos en el tiempo. Ya estamos llegando al 50 aniversario de las reformas comenzadas por los Obispos en el Concilio Vaticano II y pasaron 25 años entre la segunda y tercera edición. Durante ese tiempo la Iglesia ha canonizado a muchos santos, ha crecido en su entendimiento del Rito de Iniciación Cristiana para Adultos, y ha descubierto la importancia de ofrecer más variedad en nuestro culto. Entonces, la tercera edición ahora incluye oraciones para estos nuevos santos, provee secciones especiales para varias fiestas y celebraciones en las oraciones Eucarísticas y ha corregido algunas frases que solo podían ser descubiertas con la experiencia. Simplemente dicho, lo que se le ha sumado y las nuevas oraciones reflejan la vida caminante de la Iglesia. La nueva edición del Misal nos permite celebrar esta vida en nuestra liturgia y por lo tanto continua el trabajo de renovación y conversión al cual estamos llamados la Gente Peregrina de Dios.

¿Por qué una nueva manera de traducir?

Primero, es importante recordar que la decisión de tener disponible la Misa en el lenguaje vernácular, se hizo para promover la participación completa, consciente y activa de la gente en la liturgia. Como lo dijo el Papa Pablo VI que el lenguaje vernáculo fue juzgado por la Iglesia… “como necesario para que todos entendieran la oración. La bondad de las personas piden esta acción para hacer posible su participación activa en la liturgia de la Iglesia.” La introducción de la lengua vernácula… “significa, que los fieles se pueden unir mejor a la oración de la Iglesia, y no sean simplemente espectadores sino que sean participantes activos.”

El trabajo de traducir el Misal Romano del Latín a la lengua vernácula fue más fácil para las lenguas que comparten el vocabulario y la sintaxis del Latín. La traducción al Inglés fue más difícil. El reto fue balancear la traducción para que fuera fiel al texto siendo fiel al mismo tiempo a las personas quienes usarían los textos traducidos. Después de 40 años de experiencia ha sido claro que los primeros esfuerzos de traducir del Latín al Ingles fueron hechos muy rápidos y fallaron en algunas cosas importantes.

¿Cómo va a contribuir la nueva traducción a la renovación litúrgica?

Hay muchos ejemplos que se podrían dar, y en realidad pueden ver que hablo de ellos en los videos que he preparado para nuestra página web (dioceseofspokane.org). Sin embargo el primer cambio que nosotros vamos a escuchar, es uno de los más importantes porque establece una manera nueva de hablar en la Misa. Este cambio nos indica que algo diferente está pasando cuando nosotros nos reunimos en la Eucaristía. Estoy hablando del cambio en su primera respuesta de la Misa:

Que el Señor esté con ustedes….. y también con usted. Y con tu espíritu.

Este es un cambio pequeño pero muy importante. Primero, debemos notar que y con tu espíritu es una traducción más fiel al Latín Et cum espiritu tuo (los que hablan Español notarán que su respuesta siempre ha sido más cercana al Latín, ustedes responden y con tu espíritu).

Pero más importante, es que esta nueva traducción nos dice algo sobre lo que nosotros creemos que estamos haciendo y quienes somos cuando nos reunimos como comunidad para hacer oración. Al responderle al sacerdote de esta manera, nosotros reconocemos que el sacerdote no nos está saludando en su propio nombre, sino en el nombre de nuestro Señor resucitado, la cabeza del cuerpo, en quien el sacerdote es ordenado. Cuando nosotros decimos y con tu espíritu, estamos haciendo un acto de fe de que Cristo está presente en medio de nosotros y El es el que nos reúne. No nos reunimos como un grupo definido por nuestra clase social, vecindario, nación o raza. Nos juntamos como el Cuerpo de Cristo.

En esta pequeña pero poderosa frase, el padre de la Iglesia deja claro que nos reunimos para celebrar la muerte y la resurrección de Cristo en la Eucaristía, El como la cabeza del cuerpo nos invita a darle vida a ese Cuerpo. Nuestra simple respuesta, y con tu espíritu, aclara desde un principio que somos mucho más que un grupo de oración o una comunidad local que comparte cosas en común. No, nosotros somos el Cuerpo de Cristo, y El como cabeza nos ha reunido para entrar en su muerte y su resurrección.

Esta respuesta deja en claro que nuestra celebración de la Misa fortalece nuestra iniciación en el Cuerpo de Cristo que comenzó en el bautismo. Esa transformación es vista en el dialogo de la proclamación de Cristo en su Palabra y Sacramento y nuestra respuesta como participantes activos en el trabajo salvífico que Cristo está haciendo.

La Obligación de la Misa Dominical

Nuestra obligación de venir a Misa en el día del Señor es mucho más que una regla. Es una obligación de ser lo que nos comprometimos nosotros a ser el día de nuestro bautismo, miembros del Cuerpo de Cristo, participantes en su ministerio activo de la redención del mundo. Todo esto sucede en nuestro intercambio, diálogo, nuestra respuesta a la proclamación de su Palabra y Sacramento. Con la nueva traducción nosotros podemos recordar eso cuando reconocemos que el Señor resucitado está entre nosotros y respondemos diciendo Con la nueva traducción nosotros podemos recordar eso cuando reconocemos que el Señor resucitado está entre nosotros y respondemos diciendo y con tu espíritu.

Su parroquia ofrecerá guías y recursos que le ayudarán a aprender mejor estas respuestas y a entender mejor el significado que la nueva traducción de la Misa trae. Yo también ofreceré de vez en cuando unos artículos y usaré las juntas del primer viernes del mes en la casa de retiros del Inmaculado Corazón para dar más información.

Estoy convencido de que la tercera edición del Misal Romano y su nueva traducción nos da una nueva oportunidad para tomar una vez más la renovación litúrgica pedida por los Obispos del Concilio Vaticano II. Esa renovación continua, como debe de ser para la Gente Peregrina de Dios.

- Tradujo Padre Miguel Mejia


Home


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved