Catholic Diocese of Spokane, Washington


La Paz Este Con Ustedes

"Aunque no celebremos algunos aniversarios, estos deben de ser recordados"


por el Sr. Obispo Mons. Blase J. Cupich

(Del edición 19 enero 2012 del Inland Register)

En el año de 1973, George Steinbrenner compró a los Yankees de Nueva York por la cantidad de $10 millones de dólares y “Secretariat” fue el primer caballo en ganar la Triple Corona desde 1948. La ocupación de los Estados Unidos en Vietnam terminó con la firma del Acuerdo de Paz en París y el presidente Nixon visitó China. La primera llamada desde un teléfono celular fue hecha y el Centro Mundial de Comercio fue abierto oficialmente en Nueva York. Además, el 22 de Enero, la Corte Suprema de los Estados Unidos nos dio la decisión de Roe v. Wade, la cual hizo que todas las leyes estatales y federales en contra del aborto y que defendían a los niños que se encontraban en el vientre de sus madres fueran derribadas.

Ha pasado mucho tiempo y muchos eventos han ocurrido desde aquel día trágico en el invierno del año 1973, pero un hecho no debe de pasar desapercibido: a más de 50 millones de niños Americanos se les ha negado el derecho fundamental de la vida en más de tres décadas y media. El número de abortos es asombroso. Nosotros, como sociedad, necesitamos reconocer el daño que se les está haciendo a estos niños, a sus madres, y al alma de nuestra nación.

Para recordar y marcar el 39º aniversario de esta decisión hecha por la Suprema Corte sobre la legalización del aborto en nuestro país, yo le he pedido a todos nuestros sacerdotes que incluyan en sus homilías el tema de la dignidad de la vida humana durante el fin de semana de este próximo 21 y 22 de Enero y, así también, el de hacer una mención especial en las Oraciones de los Fieles para pedir por el fin del aborto y un cambio profundo de corazón en aquellas personas que están envueltas en hacer abortar a los niños. También, les pido a todos los Católicos que recen y ayunen el día lunes 23 de enero. Nuestra oración comunitaria y nuestros sacrificios es precisamente lo que Nuestro Señor nos invita a hacer para enfrentar estas fuerzas aparentemente abrumadoras que degradan nuestra dignidad de ser Hijos de Dios. Podemos rezarle a Dios para que mueva los corazones de todos los ciudadanos y de todas las personas para poder valorar más y más la dignidad de la vida humana. Debemos de trabajar también juntos para la promoción de leyes que protejan la vida humana, desde la concepción de los niños, y además de crear una sociedad más justa con salarios que le permitan vivir bien a todos, con adecuadas ayudas en la salud para nuestras familias, y con la asistencia y ayuda a todas las madres.

También, les invito a participar en una reunión diocesana especial en la Catedral de Nuestra Señora de Lourdes este 23 de enero. Habrá una Misa al mediodía y, entonces, a las 3 de la tarde, una luminaria de velas va a ser encendida en los escalones de la Catedral. Este evento público siempre es muy significativo porque dice que nosotros nos unimos en solidaridad con todos los niños que están por nacer y que están en riesgo de ser abortados en nuestro país. Durante la Eucaristía, todos juntos uniremos nuestras voces en una sola oración, para pedirle a Dios que sane nuestra sociedad y que nos inspire a todos a tener un compromiso más profundo para poder así construir la cultura de la vida en nuestra sociedad.

Los aniversarios casi siempre son ocasiones para festejar con alegría. Tristemente, este no es uno de ellos, pero no lo podemos dejar olvidado sin poder recordar la pérdida de muchos millones de niños y todo el daño hecho al alma de nuestra sociedad. Les debemos a ellos y a nuestra nación un momento para reflexionar y para pedirle a Dios la gracia de la conversión por estos 39 años que han pasado, y, así, tendremos algo que celebrar.

- Tradujo Padre Gustavo Ruíz


Home


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved