Catholic Diocese of Spokane, Washington


La Paz Este Con Ustedes

"Dar gracias"


por el Sr. Obispo Mons. Blase J. Cupich

(Del edición 15 noviembre 2012 del Inland Register)

Hace cincuenta años en Diciembre, los padres del Concilio Vaticano Segundo nos recordaron que la Eucaristía, una palabra Griega que significa “acción de gracias,” es la fuente y meta de nuestra vida espiritual como Cristianos. Dar gracias, lo cual hacemos este mes, es el centro de nuestra vida Cristiana. Dar gracias es la fuente y meta de nuestra vida Cristiana.

No es una sorpresa que muchos de los grandes Santos de la Iglesia aconsejan que nuestra oración diaria no debe comenzar con una petición sino dando gracias por una bendición recibida. Los invito a que hagan una lista de cosas por las que estén agradecidos. Las siguientes son algunas razones por las cuales yo voy a dar gracias esta temporada.

1. Familia y amigos. Cada una de estas personas nos las ha regalado Dios. Ellos nos crían bien o mal. Crean el ambiente donde descubrimos quiénes somos y no somos. Estas relaciones nos hacen humanos y nos abren los oídos a la llamada de Dios.

2. Nuestro país. Apenas terminamos la temporada de elecciones. Debemos dejar nuestros partidos políticos y ver la diversidad tan grande que tenemos, y dar gracias por las personas que hacen que trabaje: nuestros gobernantes quienes nos protegen. Los miembros de nuestro ejército que nos protegen. También por todos los voluntarios como los que ayudan en las escuelas cuando los niños tienen que cruzar la calle; los ayudantes de los maestros; ayudantes en hospitales y organizaciones civiles o caritativas.

3. La hermosura de nuestra naturaleza y los que trabajan en el campo. ¿Necesito decir algo más?

4. Las hermanas religiosas. En todos los años que yo he estudiado siempre ha habido por lo menos una monjita envuelta en mi educación. Ellas me han hecho un mejor Católico, sacerdote y obispo.

5. Nuestros sacerdotes, catequistas, secretarias, nuestros equipos parroquiales y en la cancillería. De muchas maneras ellos hacen muchísimas cosas que no se ven y muchas veces ni las reconocemos. Muchos de ellos son mal pagados y trabajan de más pero mantienen las cosas trabajando.

6. Trabajadores de la salud. Sólo necesitamos visitar un hospital o clínica para darnos cuenta como estas personas que se preocupan por los que sufren contribuyen a la sociedad.

7. Las caridades católicas. Lo he dicho muchas veces: las caridades católicas le ayudan a la Iglesia a dar lo mejor que tiene. Ellos son la Iglesia en acción y nos hacen sentirnos orgullosos.

8. Escuelas. Las públicas y las católicas. Todas son una bendición para nuestras familias y nuestros niños. Yo he tomado un interés especial en nuestras escuelas porque se desde mi experiencia personal como contribuyen a la fe y refuerzan nuestras parroquias.

9. Niños. Ellos nos mantienen jóvenes, con energía, esperanza y ocupados.

10. Ustedes, nuestros parroquianos y benefactores. Desde qué llegue aquí hace dos años ustedes me han demostrado una y otra vez su voluntad de apoyar mi liderazgo. Estoy especialmente agradecido por las muchas horas de oración que tuvieron durante el tiempo de la mediación. Y por la manera en que me dan la bienvenida en sus parroquias y sus hogares. Todo esto me consuela y anima.

En realidad, dar gracias es la fuente y meta de nuestra vida espiritual. Le pido a Dios que su propio día de Acción de Gracias sea un tiempo de renovación espiritual.

- Tradujo Padre Miguel Mejia


Home


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved