Catholic Diocese of Spokane, Washington


La Paz Este Con Ustedes

"La Luz Temprana al Amanecer"

por el Sr. Obispo Mons. Blase J. Cupich

(Del edición 20 febrero 2014 del Inland Register)

Queridos amigos en Cristo,

El día 17 de Diciembre de 1913 el Papa San Pio X formalmente fundó la Diócesis de Spokane. Pero la noticia no le llegó a la comunidad Católica en el Este de Washington hasta el miércoles 11 de Febrero de 1914, la fiesta de nuestra Señora de Lourdes. Por eso aunque la fecha de nuestro centenario ha pasado, nos pareció apropiado esperar hasta mediados de Febrero para comenzar nuestra celebración diocesana, sabiendo que nuestro Señor en realidad trabaja de una manera oculta y en silencio antes de que nosotros lo sepamos.

Es importante recordar el pasado y lo que pasaba en ese momento

• Eran tiempos marcados por lucha e incertidumbre;
• Las noticias diarias ya eran antiguas, una corriente de noticias que describían nuestros problemas y duros tiempos;
• Se sentía una nueva guerra, al mismo tiempo que nuevas fuerzas de anarquía y nacionalismo preparaban sus músculos;
• A pocos les importaba la paz;
• Nuevos problemas financieros forzaron la intervención de los gobiernos que llevó a la creación de la Reserva Federal en nuestro país; y
• Los prejuicios crecían, aumentando el miedo de los que a algunos les parecía un gran numero de inmigrantes pobres.

Estos eran los tiempos turbulentos de la segunda década del siglo XX – el tiempo en que nuestra Iglesia local en el Este de Washington paso a ser la Diócesis de Spokane.

Sin embargo, como lo dice nuestra nueva historia diocesana, Children of the Sun, los fieles Católicos y sus líderes parecieron no tener problemas con la lucha y la incertidumbre, los problemas y tiempos duros, los prejuicios y presiones. La instalación de nuestro primer obispo, Agustin Francis Schinner, el día 18 de Abril de 1914, unas semanas antes de que comenzara la Primera Guerra Mundial, fue festiva y gloriosa, dándole a los Católicos locales una nueva energía para establecer nuevas parroquias y misiones.

Ahora, cien años después, parece que tenemos eventos similares. Estos también son tiempos de lucha y dificultades. Aunque las circunstancias y personas tal vez han cambiado, mucho parece ser lo mismo. Estos días también están llenos de terrorismo y guerra, problemas financieros y duros, intolerancia e injusticia.

Fieles a nuestra herencia, fortalecidos por el ejemplo de nuestros antepasados, nos reusamos a que estos retos nos venzan. A través, de la iniciativa pastoral para la planeación, Conocer Amar y Servir, nosotros comenzamos la celebración de nuestro centenario al retomar la promesa para escribir el próximo capítulo de la Iglesia con una gran imaginación y creatividad. Nosotros compartiremos nuestras esperanzas y sueños, identificaremos prioridades y actuaremos al movernos como personas que “caminan impulsados por la fe y no la vista.”

Por eso les pido a cada uno de ustedes que se envuelvan en el proceso de Conocer Amar y Servir en sus parroquias. Nosotros queremos y necesitamos escuchar de ustedes. Próximamente anunciaré la fecha de nuestra celebración diocesana, la cual esperamos coincida con la ordenación de nuevos sacerdotes en Junio.

Quiero terminar esta carta recordando que el Papa Gregorio el Grande (590-604) llamó a la Iglesia el Amanecer. El también vivió en tiempos difíciles, con grandes problemas por adentro y fuera. Grandes números de bárbaros aterrorizaron a los ciudadanos y crearon caos durante la caída del imperio Romano. Una gran burocracia de personas dentro de las estructuras gubernamentales de la sociedad y de la Iglesia se resistían a la renovación que el Sucesor de san Pedro buscaba.

El referirse a la Iglesia como el amanecer, él dijo, “quiere decir que aunque la noche ha terminado todavía no se manifiesta la luz completa del día. Aunque se va venciendo a la oscuridad y llega la luz, se tienen las dos, una mezclada con la otra.”

Que metáfora tan motivante para nosotros ahora que continuamos el trabajo de la Iglesia en nuestro tiempo, especialmente al comenzar nuestro segundo siglo. Sí, hay sombras de incertidumbre a nuestro alrededor, y la noche ha sido larga. Pero, el amanecer está sobre nosotros. Un nuevo día está cerca, porque como personas de fe nosotros sabemos que no solamente la luz sino nuestros mejores días están al frente de nosotros.

- Tradujo Padre Miguel Mejia


Home


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved