Catholic Diocese of Spokane, Washington


De Parte del Obispo

"El respeto por la vida fortalece el bien común"


por el Sr. Obispo Mons. William S. Skylstad

(Del edición 21 octubre 2004 del Inland Register)

Hoy día hay tanto dolor en la comunidad mundial. Guerras, hambre, violencia, afición a las drogas; indiferencia a masivas epidemias tales como SIDA, terrorismo, opresión, tráfico de niños, aborto. Éstas son sólo algunas de las realidades que violan uno de los más fundamentales principios de las enseñanzas sociales de la Iglesia católica: la dignidad de la persona humana.

El mes de Octubre ha sido designado el mes del Respeto por la Vida. En los Estados Unidos, cada año, la Iglesia se enfoca cada vez más, en el regalo de la vida humana y la implicación de esta verdad en el desarrollo en la vida de nuestra nación. Desde que el año 2004, es un año de elección presidencial, la declaración del respeto por vida, asume una importancia especial y con una intensidad urgente.

Los debates y discusiones continúan y se calientan casi en cada nivel, en nuestra nación. Nuestra comunidad católica esta envuelta con posiciones diferentes en la emisión de políticos y en la Comunión. Aunque algunos de los informes puedan sugerir otra cosa, mi juicio es que la gran mayoría de obispos de los Estados Unidos no negarían la Comunión a un político católico en la misa. Esto no significa, de ninguna manera, que los obispos se han ablandado en su enseñanza de que el aborto es muy malo. Algunos crítican las posiciones de muchos obispos, que piensan de otra manera. No es así, los individuos tienen opiniones diferentes, aunque nos esforzamos por llegar a la misma meta: proteger la dignidad de toda vida humana.

Sin cometer ninguna equivocación: El Aborto niega el derecho fundamental del ser humano, el derecho a vivir, una vez que se ha concebido vida en el útero. El Padre Dominicano Bruce Williams, profesor de la Universidad Pontificia, Tomás Aquino, en Roma, dirigió la siguiente declaración, en una reciente charla al Centro Newman en Fitzburg, Mass.

El Padre Williams dijo “En principio, el aborto golpea las bases de la sociedad y de hecho, al máximo principio de todas las relaciones sociales – la relación entre madre y niño. Todo ésto es lo que yace detrás de la famosa caracterización del aborto de Madre Teresa, como una gran amenaza a la paz mundial.”

¿No es el aborto que habilita la violencia en nuestra sociedad? Firmemente, creo que lo hace. Y creo que muy a menudo, en la cultura de nuestra nación, estamos ciegos a esa conexión.

Como Iglesia, tenemos un papel muy claro: Debemos ayudar no sólo a los católicos, sino a todo ciudadano de este país a hacer la conexión, abandonar nuestra deseada ceguera, para ver mejor y más claramente. Debemos ser una voz para los sin voz y los vulnerables, sobre todo para los no nacidos. Cada cuatro años, en EE.UU. la Conferencia de Obispos Católicos del Comité Administrativo ha emitido una declaración, “Fiel Ciudadanía,” para ayudarnos a formar nuestras conciencias e informarnos sobre las enseñanzas de la Iglesia. No hay ninguna pregunta en esa emision, sobre el aborto, lo que es de una importancia fundamental, como principio. Sin embargo, también debemos recordar, que hay otros hechos muy serios – y son muchos – los que también debemos enfrentar. Encontrará un rico recurso de materiales disponibles en la red de USCCB: [www.usccb.org].

Nuestro aproximación al respeto por la vida humana, debe ser constante y a largo plazo. Nuestros tiempos son raros en su cambio cultural. Tenemos mucha más razón en centrarnos en los principios de la enseñanza social de la iglesia, principios que ofrecerán guía, y ayuda para hacer importantes decisiones durante estas votaciones.

Cuando nos acercamos al lugar de la votación y cuando pensamos en nuestras responsabilidades como ciudadanos de promover el respeto por vida humana, los obispos católicos en “Fiel Ciudadanía” ofrece una lista de 10 preguntas para nuestra consideración:

1. Después de la tragedia de Sept. 11, 2001, ¿Cómo podemos construir, no sólo un mundo más seguro, si no un mundo mucho mejor- un mundo que sea más justo, más seguro, más pacífico, más respetuoso de la vida humana y su dignidad?

2. ¿Cómo protegemos a los más debiles en nuestro medio, a los niños - no nacidos? ¿Cómo puede nuestra nación no volverse violenta para resolver algunos de su problemas más difíciles - aborto para resolver los embarazos difíciles; la pena de muerte para combatir el crimen; la eutanasia y asistencia en suicidio para tratar de problemas de edad, enfermedad, e invalidez; ¿y guerra para resolver las disputas internacionales?

3. ¿Cómo enfrentamos el trágico hecho de que más de 30.000 niños se mueran cada día como resultado del hambre, de la deuda internacional, y la falta de desarrollo económico alrededor del mundo?

4. ¿Cómo puede nuestra nación, ayudar a los padres a elevar en sus niños el respeto por la vida, los legítimos valores morales, un sentido de esperanza, y una ética de en la administración y responsabilidad? ¿Cómo puede defender nuestra sociedad la institución central del matrimonio y apoyar mejor a las familias en sus responsabilidades morales?

5. ¿Cómo enfrentamos el creciente número de personas que no tienen el acceso económico para el cuidado de la salud? ¿Cómo podemos mejorar el cuidado de la salud, para proteger la vida humana y el respeto por la dignidad humana?

6. ¿Cómo combate nuestra sociedad el prejuicio, supera la hostilidad hacia los inmigrantes y los refugiados, y sana las heridas del racismo, la intolerancia religiosa, y la discriminación?

7. ¿Cómo sigue nuestra nación, los valores de la justicia y de la paz en un mundo, donde la injusticia es común, la pobreza extendida y desesperada, y la paz es muy a menudo agrabada por la violencia?

8. ¿Cuáles son las responsabilidades y limitaciones de las familias, las organizaciones de la comunidad, los mercados, y el gobierno? ¿Cómo pueden trabajar estos elementos de la sociedad juntos para superar la pobreza, conseguir el bien común, y el cuidado por la creación?

9. ¿Cómo debe nuestra nación usar la fuerza del ejército - o evitar su uso? ¿Con qué propósito, bajo qué autoridad, a qué costo humano?

10. ¿Cómo podemos juntarnos con otras naciones para llevar al mundo a un mayor respeto por la vida humana y su dignidad, la libertad religiosa y la democracia, la justicia económica, y el cuidado por la creación de Dios?

Por favor ejerza su derecho y responsabilidad de votar. Cuando lo hacemos así, participamos en la edificación del bien común – por toda vida humana.

Que Dios nos conceda sabiduría y paz.

- Tradujo Hermana Myrta Iturriaga SP


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved