Catholic Diocese of Spokane, Washington


De Parte del Obispo

"Una iglesia peregrina"


por el Sr. Obispo Mons. William S. Skylstad

(Del edición 2 diciembre 2004 del Inland Register)

Nuestra Celebracion Nacional de acción de gracias tiene su raíces en los peregrinos que vinieron a esta tierra busca de una vida nueva. Éso fue hace casi 500 años. Estaban profundamente agradecidos por lo que encontraron en esta nueva tierra, y con mucha propiedad le llamaron Día de acción de gracias lo se ha vuelto parte de nuestras celebraciones nationales de celebracion.

En el calendario de la Iglesia hemos concluido un año litúrgico y empieza el tiempo de Adviento, se vive y celebra otro ciclo litúrgico. La novedad de este tiempo litúrgico es que tiene un sentido de expectacion lleno de esperanza , cuando nos preparamos para la venida del Señor Jesús. Dado lo que hemos experimentado en la Iglesia católica en estos dos últimos años, necesitamos mirar hacia el futuro con una combinación de un sentido de espera y de gratitud. Ninguno de nosotros conoce o sabe el camino exactamente. Aun así somos confortados por la realidad de un Dios bueno y cortés, que promete estar con nosotros siempre. St. Pablo nos recuerda que no importa cual es nuestra jornada en nuestro peregrinar pueda ser, la gracia de Dios nos basta.

Estoy tecleando estos pensamientos cuando vuelo a casa desde de Washington, D.C, y la reunión de la Conferencia de los Obispos Catolicos de los Estados (USCCB). Cada mes de Noviembre, los obispos se encuentran en la Capital de la nación durante la semana anterior de la semana acción de gracias. En mis 27 años de asistir a estas reuniones de noviembre, esta en particular tendrá un impacto profundo en mi ministerio como obispo: Me siento muy humilde al ser elegido como presidente del USCCB. El término es por tres años, cuando concluiré mi término, en Noviembre del 2007. Fue elegido vice-presidente el Cardenal Francis George OMI de Chicago, el que fue obispo anterior de Yakima y arzobispo anteriormente en Portland, Oregon.

He declarado públicamente que mi primera prioridad como obispo es mi responsabilidad para con todos ustedes en la diócesis. Pero fluyendo ella es mi responsabilidad – nuestra responsabilidad mutua – por la Iglesia en general también. Estamos todos unidos en el Cuerpo de Cristo.

¿Qué es lo que envuelve este nuevo papel a nivel nacional?

Se sostienen dos reuniones nacionales al año de la conferencia de la obispos, una en Noviembre en Washington, D.C., y la otra a mediados de Junio; esa reunión de Junio se produce en una ciudad diferente cada año. Por ejemplo, el proximo Junio, se realizará la reunión en el Centro de la ciudad de Chicago, con ocasión de la celebración del centenario de la Sociedad de la Extensión. El presidente del USCCB preside estas reuniones. Además, en preparación para estas reuniones, un Comité Administrativo, consta de aproximada-mente 50 obispos, tiene reuniones por dos dias en Marzo y Septiembre, y un día también antes de la reunión en Noviembre. Este comité consta de un representante de las 14 regiones diferentes en el país y los representantes de otros 35 comités, tales como el comité de liturgia y vida familiar.

Cada Mes de Abril y Octubre, el presidente, vicepresidente y el secretario general del USCCB va a Roma para encontrarse con los oficiales del Vaticano sobre los asuntos propios de la Iglesia. Estas reuniones duran sobre una semana y normalmente incluye un breve encuentro con el Santo Padre. Las reuniones son muy útiles para fortalecer relaciones y dirigir ciertas situaciones que son preocupación común de la conferencia de los obispos y las varias oficinas en el Vaticano. Debo decir que en los pasados tres años estas reuniones han sido cruciales cuando nos dirigimos a situaciones particulares de aquí en los EE.UU.

Una vez un año, hay una reunión en Febrero, de los comités ejecutivos de la Conferencia canadiense de Obispos, el USCCB, y CELAM (Conferencias episcopales de América Latina). La reunión normalmente dura varios días. Usamos el tiempo para discutir preocupaciones comunes y para fortalecer relaciones de los unos con los otros. CELAM es un grupo que reune a 23 obispos de las conferencias, de México a Argentina. Algunas conferencias son pequeñas, como Guatemala, con aproximadamente 10 diócesis. El CELAM constituye también la conferencia de obispos más grandes en el mundo: Brasil, con sus 266 diócesis. (A propósito, tenemos 190 en los EE.UU.) El lugar de esta reunión va de Canadá, a los Estados Unidos, y América Latina. En Febrero, se realizará la reunión en Bogotá, Colombia.

Además, tenemos una reunión de un día a fines del verano con el Comité ejecutivo de la Conferencia canadiense de Obispos católicos. Allí discutimos problemas comúnes y compartimos información.

Ya que yo terminó un periodo de tres años como vicepresidente de USCCB, he estado envuelto en todas estas reuniones. Lo que cambiará para mí es el manejo de la correspondencia que viene con la oficina de presidente. Facsímil, e-mail, y paquetes de un dia para el otro que conlleva esa responsabilidad. Habra seguramente algunos viajes mas a Washington, depende de las necesidades del momento.

El presidente de la Conferencia también debe estar atento a oir a los obispos que quieren compartir sus preocupaciones. Espero que durante mi tiempo de servicio a mis hermanos obispos, pueda ofrecerles apoyo en tiempo de necesidad y fortalezca nuestras relaciones de los unos con los otros.

En los días que vienen, nosotros obispos continuaremos implementando el capitulo sobre la protección de Niños y de la Juventud. También, los obispos estan tomando muy en serio cómo podemos estructurar nuestras reuniones generales que sean más efectivas para nuestro tiempo juntos y discutir nuestras preocupaciones pastorales mas significativas.

Tengo que compartir con ustedes que ha sido un privilegio servir en los tres anos recien pasados como vicepresidente del USCCB con el Sr. Obispo Wilton Gregory como presidente. Ha hecho un trabajo enorme en circunstancias muy difíciles, sirviendo sin centrarse en si mismo ha servido a la Iglesia de los Estados Unidos. Era la persona correcta para el tiempo correcto. Todos nosotros necesitamos estar muy agradecidos por su dirección.

Cuando nos vamos acercando al tiempo de Adviento, ojala que Dios nos bendiga con una nueva apreciación de nuestro viaje en la fe, acompañados por la presencia de la celebración Eucaristica. Ese regalo de la Eucaristia nos nutre y nos mantiene unidos en tierra cuando nos dirigimos a una realidad plena de vida.

Mucha paz y bendiciones a todos ustedes. Por favor recuerdenme en sus oración también.

- Tradujo Hermana Myrta Iturriaga SP


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved