Catholic Diocese of Spokane, Washington


De Parte del Obispo

"Sínodo sobre la Eucaristía"


por el Sr. Obispo Mons. William S. Skylstad

(Del edición 20 octubre 2005 del Inland Register)

Los medios de comunicacion y la movilidad han facilitado en forma extraordinaria los cambios en la Iglesia. En los primeros tiempos de la Iglesia Católica, aquí en el Noroeste, los misioneros esperaban por meses recibir respuesta de sus superiores en Europa, o desde el Vaticano.

El Concilio Vaticano II reunió a los obispos de todo el mundo para discutir la situación de la Iglesia y el mundo en el cual vivimos. El mundo cambio dramáticamente y su Santidad el Papa Juan XXIII reconoció lo que los padres habían dialogado sobre su presente realidad.

¡Y que cambios se han realizado!

Siguiendo al Concilio Vaticano II, periódicamente se han realizado sínodos, ya sea representando a toda la Iglesia o regiones de la Iglesia. El Sínodo sobre la Eucaristía empezó en Roma el 2 de Octubre, y está programado hasta el 23 de Octubre. Como 256 Obispos, delegados de todo el mundo, se han reunido aquí por tres semanas de discusión sobre este importante tema.

El Concilio Vaticano II llama a la eucaristía la “fuente y resumen” de nuestra vida espiritual. En algunas partes del mundo, la cultura ha sido dramáticamente secularizada, a menudo con un significativo impacto sobre la vida espiritual de los miembros de la Iglesia y la participación regular a la Iglesia.

La mayoría de los delegados fueron elegidos por su conferencia de obispo, y fueron aprobados por el Santo Padre. Algunos fueron directamente seleccionados por el Papa Benedicto. Hay cuatro de nosotros de los Estados Unidos: Reunidos conmigo en Roma están el Cardenal Justin Rigali de Filadelfia, el Arzobispo Wilton Gregory de Atlanta, y el Obispo Donald Wuerl de Filadelfia. Otros cinco más fueron elegidos de los Estados directamente por el Papa: el Arzobispo Bizantino Basil Schott OFM, de Pittsburg; el Arzobispo Melkita Cyril Bustros, de Newston, Masachuset; el Cardenal Edmund Szoka, que fuera Arzobispo de Detroit, ahora presidente de la oficina de gobierno de la Ciudad Estado del Vaticano; el Cardinal J. Francis Stafford, que fuera Arzobispo de Denver, ahora principal de la Penitenciaria Apostólica del Vaticano, una Corte de la Iglesia que tiene que ver con materias de conciencia; y el Arzobispo William Levada de San Francisco, nombrado ahora Prefecto de la Congregación por la Doctrina de la Fe.

El Sínodo sobre la Eucaristía empezó con una misa abierta a todos, el 2 de Octubre, en la Basílica de San Pedro. La Basílica estaba completa.

Los encuentros del Sínodo se llevan a cabo desde el Lunes a Sábado, desde 9 a.m.-12:30 p.m., y desde las 4:30 p.m. a 7 p.m. La sala de Audiencias Papa Pablo VI, ubicada muy poco detrás de la Basílica de San Pedro, es el lugar de las reuniones. A la entrad de la inmensa sala de audiencias en el segundo piso, es la sala del Sínodo, que tiene asientos para mas o menos 300 personas. Esta arreglado como un teatro, con piso inclinado de modo que todos tenemos buena vista. En cada silla hay un micrófono, y un audífono para escuchar la traducción automática. Las lenguas principales son Latín, Ingles, Español, Francés, Alemán, e Italiano. Todo delegado tiene un asiento asignado, y al principio en la mañana y en la sesión de la tarde, se firma una hoja de asistencia (¡Entonces, no hay escapes!).

Una pantalla de proyector LCD esta en el centro del escenario, y hay una televisión con una gran pantalla en cada lado. Las pantallas de TV son usadas para mostrar cuando un delegado hace una presentación. El permanece en su lugar. Varias cámaras de TV están ubicadas en el techo, son mas bien cámaras de seguridad como en los supermercados, así cada delegado tiene su cara ante la vista de una cámara, sin necesidad de que un camarógrafo este tomando fotos por todos lados, para tener la foto del delegado que esta hablando.

Cada uno de los delegados hace una presentación de seis minutos sobre algún aspecto del tema. Aquellas presentaciones son hechas al principio del día de Sínodo, en cada una de las seis lenguas. Todo esto toma tiempo, pero yo debo decirles que como uno escucha a los obispos de todas partes del mundo, ellos hablan de su propia realidad y de situaciones practicas así que uno puede apreciar de un modo muy especial la diversidad y la universidad de la Iglesia. Un obispo de Japón nos habló que hay una pequeña población católica en su propio país; el obispo de Tunisia nos hablo sobre la especial y muy apreciada relación, que el tiene con la mayoría de la población Musulmán, en ese país. Un obispo de Nueva Zelanda compartió la situación de Oceanía, diócesis que incluye un tercio de los océanos, seis por ciento de la población del mundo y el 25 por ciento (1,200) de las lenguas del mundo. Otro delegado hizo la observación que tiene solo un sacerdote por 16,000 Católicos en su diócesis.

Los delegados están divididos también en pequeños grupos por lenguas. Hay 23 en mi grupo, de Asia, Oceanía, África, Canadá, India, Inglaterra, Irlanda, y, por supuesto, de los Estados Unidos. ( Los de Estados Unidos tenemos que estar muy cuidadosos, ya que los obispos de Norte y Sur América se consideran parte de América, aunque nosotros a menudo nos referimos a nosotros, en los Estados Unidos, como exclusivamente Americanos) Los pequeños grupos se reúnen con mas frecuencia después del termino del día de Sínodo, para procesar todo lo discutido y hacer una presentación borrador para sugerir algunas acciones para el futuro. Para mí, las discusiones de los grupos pequeños son más inclusivas por la cantidad de personas.

En la tarde del Sábado de la primera semana, hubo reflexiones dadas sobre el 40avo. Aniversario del Sínodo. Específicamente, esas reflexiones fueron en los Sínodos regionales tales como aquellos en Oceanía, América, África, Europa, Líbano, Asia, y así sigue, envolviendo en especificas realidades y desafíos de esas regiones. En general, una gran apreciación fue expresada por la asistencia y lo efectivo de estos encuentros. Varios mencionaron, sin disminuir, que el resultado de estos sínodos regionales algunas veces toman años para implementarse.

Finalmente, quiero hacer un comentario sobre la histeria creada por el rumor sobre una declaración en homosexualidad entre los seminaristas y sacerdotes. El rumor ha generado una tremenda presión, mucho más negativa. Es probable que habrá una declaración que vendrá, pero los recientes informes han sido mas adecuados, la declaración será mas refinada y balanceada. Hay muchos maravillosos y excelentes sacerdotes en la Iglesia que tienen una orientación gay, son castos y célibes, y son muy efectivos ministros del Evangelio. Cazar y borrar gay, no tiene lugar en la Iglesia.

Por favor continúen rezando por el Sínodo. Cada día ustedes están en mis oraciones. Les pido que ustedes me tengan en las suyas también.

Bendiciones y paz.

- Tradujo Hermana Myrta Iturriaga SP


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved