Catholic Diocese of Spokane, Washington


De Parte del Obispo

"Actualización sobre la situación del Capítulo 11"


por el Sr. Obispo Mons. William S. Skylstad

(Del edición 6 julio 2006 del Inland Register)

El Diócesis Católica de Spokane ha estado en los procedimientos de la protección de quiebra del Capítulo 11, por 18 meses. La última vez que escribí sobre este tema hace ya varios meses. Creo que es importante compartir con ustedes la información más reciente sobre el progreso de esta litigación. Y ha habido progresos considerables.

Primero, sin embargo, permítanme repetir que nuestra primera preocupación en toda esta materia es atender la situación de las víctimas y cómo alcanzar justicia para ellos. Se han herido. Se ha roto la confianza. Curación y reconciliación son consideraciones cruciales. Cuando vamos en esta dura jornada, espero que nadie en nuestra diócesis censure a las víctimas. El hecho es, que esa actitud sólo hace la situación peor, y en un sentido muy real, más allá de herir a las personas víctimas de estos hechos.

Segundo, la misión de la Diócesis Católica en el Oriente de Washington también es preciosa y valiosa para nosotros – de hecho, esa misión es cuestión de buena y responsable administración.

Tercero, en la mejor de nuestras habilidades, debemos asegurarnos que el abuso sexual no ocurrirá nunca más. Ya puesto en lugar el Código de conducta, un entrenamiento para tener un ambiente seguro, y los protocolos cuando una manipulación de un abuso ocurre. Ésta no es ninguna pequeña materia. Cuando hacemos real ese ministerio que ocurre dentro del contexto de un ambiente seguro, las obligaciones en los ministros y voluntarios son considerables.

Cuando dije, ha habido varias áreas importantes de progreso.

Primeros, tenemos pagos con cinco de nuestros seis portadores de seguro. Esos pagos ahora hacen un total aproximadamente $19,5 millones. Un pago conclusivo con un portador más pequeño, con una probabilidad total, que ese total será más de $20 millones. Junto con el dinero del pago del seguro tenemos aproximadamente $8 millones con los recursos diocesanos, incluyendo el Edificio del Obispado de la Diócesis, donde se localiza el Centro del Pastoral Católico; la casa del obispo; y la propiedad de una campo.

Varias de nuestras organizaciones católicas participarán en el fondo de la quiebra para participar en los resultados de la quiebra para encauzar órdenes - una barra a las demandas en la materia y realizar nuestra obligación para todos los litigantes. Ese fondo llegará aproximadamente a $7 millones.

Se agotarán nuestros recursos diocesanos. Si se necesita cualquier dinero adicional para terminar de pagar, tendré que pedir apoyo financiero de los parroquianos. A estas alturas, esa cantidad es desconocida, aunque hay ciertamente un límite en lo que las parroquias pueden contribuir, con plan final posible.

El segunda área de progreso ha sido la decisión del juez Quackenbush el 15 de junio con respecto a la pregunta sobre la propiedad de las parroquias. Como he insistido desde el principio, no poseo las parroquias, sino, las sostengo en confianza. Un ejemplo claro de cómo es este concepto fue desarrollado en el cierre y venta de la Parroquia de San Benedicto en Coulee Dam, hace algunos años. Se transfirió el dinero de la venta de la propiedad de la parroquia, a la Parroquia San Henry, al otro lado de rió Columbia, en Gran Coulee. Esos fondos ayudaron a pagar por el salón parroquial, que era una gran necesidad para los eventos sociales de la parroquia. Los recursos siguieron siendo de los parroquianos. La decisión del Juez Quackenbush no fue sólo útil para nosotros, sino que también envía un buen mensaje a todo el país, sobre cómo miramos la propiedad de las parroquias, en la Iglesia católica.

La tercera área muy significativa de desarrollo, es el asignar una mediación entre todas las partes comprometidas en el proceso del Capítulo 11. En un sólo día de mediación, con Zive Juez Retirado de la Corte de Quiebra Federal, de Reno, se sostendrá en esa ciudad, el día 7 de julio y posiblemente también el próximo día. Toda la semana del 21 de Agosto ha sido reservada para la mediación, con el juez Zive, en Spokane.

Hay cinco partes en este proceso de la mediación. Hay un total del Comité de los Litigantes, que representa a las 75 víctimas a quienes se les hizo mi oferta en Febrero. 5); el total del Comité de los Demandantes, que todavía representan un número desconocido, pero probablemente en el rango de 60 o 70 individuos; el representante de las Futuras Demandas, para cualquier víctima que sólo en el futuro llegue a la realización del daño debido a abuso sexual; la Asociación de las Parroquias, que representan los intereses de las parroquias, y finalmente, la Diócesis católica.

El proceso de mediación será muy complejo. Ambos jueces Williams y Quackenbush han empujado muy duro por una mediación para que todo esto pase rápido y, espero traerá todo este asunto a una conclusión, con un plan consensual, que nos llevará fuera de la quiebra a un futuro financiero más estable. Está muy claro que cuando todo esto esté completo, tendremos recursos mucho más limitados, con los cuales apoyar los ministerios en la Iglesia. Pero nuestra misión continuará, y creo firmemente, que estaremos mejor y más fuertes como comunidad de fe. La planificación para ese futuro ya esta produciéndose. En nuestra Reunión Diocesana del Consejo Pastoral esta semana recién pasada, discutimos sobre el futuro de nuestra diócesis y de cómo continuaremos guiando nuestra importante misión del ser Iglesia, proclamar el Evangelio.

Finalmente, sé que las emociones van muy alto en esta situación tan compleja en la que nos encontramos. En decisiones que se hacen sobre materias complejas, espero que nos mantengamos lejos de cualquier tipo de regocijo, cuando oigamos una decisión con la que estamos de acuerdo. Constantemente, he llamado a todos a tomar un camino digno, en nuestras relaciones y en nuestras conversaciones, que seamos respetuosos y humildes. Sé que Jesús no espera menos de nosotros.

Por favor recen, por una resolución exitosa y rápida en este triste capítulo de la historia de nuestra Diócesis, aunque muy importante. Debo decirles, que en cierta forma, siento un sentido de libertad y de gratitud por las víctimas se han presentado. Han sido heridas. Necesitamos reconocer eso y en la mejor de nuestras posibilidades, debemos hacer lo necesario para corregirlo. Cada día rezo por los que fueron abusados, por los abusadores, y por todos nosotros, cuando nos dirigimos a la Plenitud del Reino de Dios.

Bendiciones y paz a todos.

- Tradujo Hermana Myrta Iturriaga SP


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved