Catholic Diocese of Spokane, Washington


De Parte del Obispo

"Civilidad"


por el Sr. Obispo Mons. William S. Skylstad

(Del edición 5 octubre 2006 del Inland Register)

Cuando predicamos, enseñamos, y llegamos al resto del mundo con las Buenas Noticias del Evangelio, tenemos que saber, que de vez en cuando, si alguien escucha verdaderamente a lo que tratamos de decir. Si un obispo, un predicador, un catequista, o un padre, a veces siente como si estamos sólo hablando a la nada, y la única contestación es que estamos probablemente encontrando el eco oscuro de nuestra propia voz regresando fuerte desde el silencio.

Éste no ha sido el caso reciente del Papa Benedicto XVI.

El 12 de Septiembre, pronunció un discurso en Regensburg, Alemania, haciendo comentarios que han causado desde ya una considerable preocupación en todo el mundo, particularmente entre los musulmanes.

El punto de la Presentación del Santo Padre Benedicto XVI fue sobre la intersección de la fe, la razón, y la persuasión. Citó duras palabras de un emperador bizantino, que criticó al Islam por extender la fe por la fuerza. El solo enfatizo una parte del comentario del emperador, el Papa Benedicto usándolo solamente para remarcar el punto de que “La violencia es incompatible, con la naturaleza de dios y la naturaleza del alma.”

La presentación del Padre Santo se ha vuelto un punto de discusión, en las relaciones humanas alrededor del mundo, incluso en nuestra propia cultura católica.

Es fácil encontrar ejemplos de grupos, que han tratado de persuadir otros, cambiar a otros, usando cualquier medio necesario – “el extremo justifica los medios.” a través del curso de historia, católicos y otros grupos cristianos han sido culpables de usar la violencia física, en una forma errónea, para intentar traer a otros a una relación correcta con Dios. Hay volúmenes, llenos de penosas historias de guerras religiosas, persecuciones, y traiciones de lo que el Papa Juan Pablo II llamó “El Evangelio de la Vida.” continuamos infligiendo estas violaciones de la dignidad humana y a la libertad de nuestro pasado, y oramos para que nunca nadie lo vuelva a cometer de nuevo en el nombre de Dios.

El Papa Benedicto tiene razón realmente: La violencia es incompatible con la naturaleza de Dios. El extremo no justifica los medios. Su predecesor, El Papa Juan Pablo II, nos enseñó elocuentemente, que ninguna fe religiosa puede forzar a alguien a una sincera conversión del corazón usando la violencia, la tortura, o la amenaza de cualquier tipo.

Pienso, sin embargo, que la observación del Papa Benedicto va mucho más lejos que solo un rechazo de “la conversión por la espada.” La violencia, finalmente, no es simplemente un acto físico. La violencia como acto de agresión puede ser físico, emocional, o verbal. Puede ser intelectual también.

Como sociedad, nosotros americanos parece que damos a algunos una idea equivocada de que tenemos una clase de bendición, que nos hace sentir que siempre estamos en lo correcto. Lo experimentamos muy claro en los discursos políticos; E que pueda gritar mas fuerte, y más largo, logra ser oído. La verdad, el honor, y el bien común han quedado de lado. En lugar de funcionar como una oficina política, explicar los planes para el futuro y discutir las calificaciones pertinentes, los candidatos se centran, de algún modo, en competir por empequeñecer y denigrar a sus antagonistas, a veces torciendo los hechos, a veces con omisiones mentirosas sobre la realidad sincera, acabada, a través de la omisión, o deliberadamente indirectamente engañosas.

Temo que es un estilo de debate – y uso estas palabras flojamente – tantas veces infiltradas en nuestra vida católica también. Una de las grandes bendiciones del Catolicismo, sobre todo en los Estados Unidos, es que hay muchas maneras expresar nuestra fe – y hacemos con fidelidad. Los buenos católicos pueden escoger rezar el rosario, o Estudiar las Sagradas Escrituras, o reunirse en grupos de oración, formadas por la Renovación Carismática; en efusivas y alegres liturgias, o en celebraciones más quietas, solemnes de la Eucaristía. Y aun así somos católicos, todos unidos por muchísimo más que aquello que posiblemente nos pudiera dividir.

Hay tanto que compartimos en común, como Cuerpo de Cristo. Hay tanto que celebrar que estamos de acuerdo en un solo corazón, misterios que ponderamos y exploramos, verdades que proclamamos a un mundo que desesperadamente tiene necesidad de las Buenas Noticias. No hay lugar para la violencia de ningún tipo cuando actuamos como Iglesia.

Podemos construir uno arriba de otro y apoyarnos los unos a los otros. Podemos escucharnos, y aprender los unos de los otros, sin sentir que tenemos que persuadir a todo el mundo de nuestro particular punto de vista particular. Sí, podemos incluso tener discrepancias entre nosotros – pero podemos hacer eso sin llegar a ser desagradables. Por que la tolerancia no es debilidad; no es rendición. Finalmente, la tolerancia es una señal de respeto por la dignidad de la otra persona, como creación única por un Dios amoroso. Cada uno de nosotros es un regalo. Finalmente, la violencia agresiva, ya sea física o en algunos otra forma, es un rechazo de esa dignidad, y destruir el regalo generoso de Dios.

Cada año, nosotros católicos marcamos el mes de octubre como el Mes de la Vida, del Respeto. Alentaría a toda la comunidad católica a hacer un tiempo extra de oración este mes, examinar nuestras vidas como individuos creyentes y como comunidades de fe. Resolvámonos a encontrar y desarraigar la violencia que podemos estar infligiendo nosotros y entre nosotros. Resolvámonos a escucharnos los unos a los otros, y abrazándonos entre nosotros, con tolerancia y aceptación. Si somos fieles al Evangelio, nosotros estaremos tan ocupados en ayudarnos a levantarnos los unos a los otros, que no nos quedara tiempo para destruirnos entre nosotros.

Que el Dios de la paz, los bendiga a todos.

- Tradujo Hermana Myrta Iturriaga SP


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved