Catholic Diocese of Spokane, Washington


De Parte del Obispo

"Acción de Gracias"


por el Sr. Obispo Mons. William S. Skylstad

(Del edición 16 noviembre 2006 del Inland Register)

El mes de noviembre nos recuerda varios aspectos importantes de nuestra vida. Primeros, en el calendario litúrgico de la Iglesia, empezamos el mes con la Fiesta de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos, Nov. 1 y Nov. 2, respectivamente. Nuestra rica tradición de honrar a los santos/as formalmente declaradas por la Iglesia, nos recuerda agradecerles por su inspiración y testimonio. Para Todos los Fieles Difuntos estamos especialmente atentos a nuestros familiares que se han ido antes que nosotros, cuando oramos por ellos y por nosotros. Nuestras familias, sobre todo nuestros padres, que nos han dado tanto.

Hace tres semanas, viajé a Roma con el Cardenal Francis George, Arzobispo de Chicago. Fuimos a Roma por las reuniones regulares con las diversas oficinas del Vaticano en nombre de la Conferencia de Obispos Catolicos de los Estados Unidos, en la que sirvo como presidente, y el Cardenal George como vicepresidente. Fuimos bendecidos tuvimos una media hora de encuentro con el Papa Benedict XVI. Tal visita me recuerda del poder de la universalidad de nuestra Iglesia, y cómo nos inter-conectamos en el Cuerpo de Cristo.

En el primer día de la visita, pudimos asistir a la canonización de cuatro santos, dos de los cuales eran de nuestra parte del mundo - Santa Theodore Guerin, una hermana de la Providencia de de Indiana, y San Rafael Guizar Valentia, el Obispo de Vera Cruz en México. San Rafael residió brevemente en los EE.UU. durante la primera parte del último siglo. Ambos de estos nuevos santos fueron grandes señales de fidelidad a la Iglesia en medio de desafiantes circunstancias.

Cuando estoy de pie en la Plaza de San Pedro, cuando visitó la Basílica de San Pedro, no puedo dejar de impresionarme de la gran gama de diversidad de los pueblos que vienen a visitar, desde todo el mundo. Nuestra Iglesia católica, en los Estados Unidos es sólo el 6 % del mundo total de la población católica. Necesitamos guardar ese hecho en mente cuando reflexionamos que somos parte como de la Iglesia universal. Con todas nuestras luchas y desafíos, nuestra Iglesia global es un rico regalo y consuelo para nosotros.

(A propósito, me dijeron que las muchedumbres de visitantes a los Vaticanos son aproximadamente más del 40 % de este tiempo, desde hace un año.)

En la tarde del viernes pasado, celebramos los 150th años de aniversario del Seminario Bishop White. El seminario ha contribuido significativamente a la diócesis a través de los años. La lista de alumnos es impresionante, como es la lista de sacerdotes que han dado para ellos el servicio de formación en el sacerdocio. Ninguno de ellos ha servido más años en Bishop White que el Padre George Haspedis. La historia de Bishop White, sus empleados, y sus alumnos, es algo por lo que todos nosotros debemos estar profundamente agradecidos.

El sábado, manejé a Walla Walla por la comida de la Hijas Católicas y subasta. Domingo, gasté la mayor parte del día celebrando Misas para los prisioneros en la Penitenciaría de Washington. Sacerdotes, diáconos, hermanas y laicidad sirve nuestras poblaciones de la prisión fielmente, tanto como su tiempo les deja. He sido siempre tocado al celebrar la Misa en la prisión. Muchos presos, demasiados, son hermanos y hermanas en Cristo. De algún modo, el poder Redentor viene maravillosamente en estas reuniones más pequeñas, más íntimas de la Eucaristía.

Cuando usted lee esto, los obispos católicos de los Estados Unidos están en Baltimore para nuestra reunión anual de otoño. Este año será el primer encuentro en Baltimore, donde ahora regularmente se prepara para la reunión de noviembre. El movimiento a Baltimore es apropiado, sobre todo este año debido a la re-dedicación de la Basílica de la Asunción. Habrá una Misa especial en la Basílica, el domingo tarde antes de empezar la asamblea plenaria. Ésta es la catedral más vieja en los Estados Unidos, en cierto sentido, la Basílica de la Asunción es la iglesia madre de nuestra nación. Pero es bueno recordar que la Archidiócesis de Portland, WA, fue la segunda archidiócesis establecida en nuestro país.

Nuestra observancia nacional al acercamiento de acción de gracias. Es una fiesta maravillosa por muchas razones. Necesitamos estar agradecido por nuestra Iglesia local, con todo de nuestras 81 parroquias católicas y las muchas instituciones católicas que nos sirven y sirve en nuestro nombre. Éstos duran pocos años no ha sido fácil para nuestra diócesis. Estoy profundamente agradecido a todos los que han sido fieles en presencia y generosidad y así de muchas maneras.

En una manera especial les doy gracias a los empleados aquí en el Centro del Pastoral Católico que una y otra vez ha ido la milla extra para servir. Nuestros sacerdotes jubilados merecen nuestra gratitud por décadas de servicio, de fidelidad a la Iglesia. Las enfermerías de las hermanas de la Providencia y de las hermanas de los Santos Nombres nos recuerdan a esa multitud de Religiosas generosas que ha dedicado sus vidas para ayudar y amar al pueblo de Dios. Estamos muy agradecidos.

Nuestra lista y razones por dar gracias pueden seguir sin fin. En Día de la acción de gracias damos gracias por las ricas bendiciones de la Iglesia, la nación, la familia, y sobre todo de nuestro Dios.

¡Una bendita y feliz acción de gracias a todos!

- Tradujo Hermana Myrta Iturriaga SP


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved