Catholic Diocese of Spokane, Washington


De Parte del Obispo

"Nuestro Plan Consensual de Reorganización ha sido aprobado"


por el Sr. Obispo Mons. William S. Skylstad

(Del edición 3 mayo 2007 del Inland Register)

Todos ustedes, en este momento, ya saben que hoy 24 de abril, la juez Federal Patricia Williams, ha aceptado el plan consensual principal de la Diócesis Católica de Spokane, para salir de la quiebra. Me gustaría compartir mi declaración de prensa que salió ese día. La declaración resume mis pensamientos y nuestra común resolución de continuar avanzando en la diócesis, a una sanación, reconstrucción, esperanza, y finalmente al apoyo, en el pago de la deuda. Yo reconozco que no todo el mundo está de acuerdo con la acción que hemos tomado en la diócesis, pero después de muchas consultas a varios niveles hemos llegado a este punto, en esta penosa jornada.

La gracia de Dios esta siempre trabajando cuando abrasamos la cruz, y ciertamente no es diferente en este caso. Sospecho que todos de nosotros, en una manera u otra, en el curso de nuestra jornada espiritual hemos investigado más profundamente en nuestros corazones, descubriendo lo que todo esto significa. Yo ciertamente la he tenido. Somos una Iglesia redimida, y una Iglesia constantemente siendo redimida. Sellada con los dones del Espíritu Santo, Dios continúa formándonos y moldeándonos individualmente y como comunidad de fe.

Esta es la Declaración a la Prensa.

*****

Una de las decisiones más difíciles que he tenido que hacer, en mis casi 30 años como obispo, fue la decisión de acogernos al Capítulo 11 de Reorganización. Fue una decisión que hice después de una amplia consulta con el clero y con los laicos, con profesionales legales y profesionales en los negocios. Después de todas esas consultas, después de pedir opiniones, consejos de peso, y considerando todas las alternativas viables que podíamos tomar, finalmente, la decisión de acogernos fue mía y sólo mía.

La Diócesis Católica de Spokane se acogió al Capítulo 11 de Reorganización porque la iglesia estaba agobiada por las obligaciones financieras, como resultado de los abusos sexuales. Entonces se hizo muy claro para mí, y ha quedado mucho mas claro ahora, que esta era la única manera que la Iglesia podría repartir en forma justa, con todos los demandantes en el proceso legal del Capítulo 11 de Reorganización. Cuando lo hacíamos así, estábamos enfrentando así la realidad de continuar la misión y el ministerio de la Iglesia, en el Este de Washington.

El ministerio del Iglesia es complejo. Tenemos una profunda historia y raíces pastorales en toda esta región. Bautizamos, y enseñamos. Predicamos el Evangelio, y hacemos lo mejor posible para vivir los valores del Evangelio, cuando sanamos a los enfermos, enterramos a los muertos, y consolamos a aquellos sumidos en el dolor. Esos valores del Evangelio de confortar a aquellos que sufren, significa que hemos querido llegar a cada una de las víctimas de abuso sexual. Les hemos alentado a venir. Les hemos proporcionado oportunidades donde, esperamos y oramos, la sanación pueda empezar y ser posible para todo el mundo.

Las víctimas de abuso sexual han sido dolorosamente dañadas. El daño ha sido profundo. Tomo esta oportunidad para, de nuevo, expresarles mi dolor. Cuando algunos individuos usaron sus posiciones de autoridad y confianza, para dañar a los mas frágiles de entre nosotros. Es vergonzoso, y ha sido incorrecto. En nombre de la Iglesia en el Este de Washington, y en nombre mió propio les pido disculpas, por el daño que se ha hecho, y de nuevo les pido perdón.

Nuestro Plan Consensual de Reorganización recibió un voto unánime de aprobación por los sobrevivientes de los abusos, por las parroquias, los acreedores. Hoy, les anuncio que la juez Patricia Williams ha aprobado nuestro Plan Consensual de Reorganización, incluso los acuerdos financieros y los pagos, sobre todo a las víctimas y sobrevivientes de abusos.

Aunque este día se ha hecho esperar por largo tiempo, éste no es un día de regocijo. Cuando pienso en lo que nos trajo a este punto, sólo puedo orar con la esperanza de que nunca de nuevo, los niños confiados a nosotros sean traicionados especialmente por un individuo, que representa el amor de Cristo. Oro, con la esperanza de que este pago nos proporcione un ímpetu para alcanzar sanación, para todas esas víctimas que tan valientemente han presentado sus historias y han participado en este proceso. Sólo me queda orar, con la esperanza de que este momento marque el principio de la sanación para la Iglesia Católica, en el Este de Washington, y para toda la comunidad del Este de Washington. Oro, con la esperanza de que, lo que hemos aprendido pueda ser de beneficio para otras iglesias, otras organizaciones, para aquellos que tienen el encargó del cuidado y bienestar de los preciosos niños de Dios.

La decisión de acogernos por el Capítulo 11 se alargó debido a las extensas consultas con muchos individuos calificados. Les agradezco por su honestidad, su dedicación, y su generosidad. El Proceso del Capítulo 11 se ha logrado sólo a través del trabajo muy difícil de estos y otros individuos especializados, incluso nuestros abogados, e individuos que sin egoísmo y cortésmente sirven en la diócesis. Estoy particularmente en deuda con el Padre Steve Dublinski, el Diácono Mike Miller. El Padre Dublinski es el Vicario General de la diócesis, y ha sido irreemplazable en su enfoque, determinación, y dedicación a las víctimas y a la Iglesia. El Diacono Miller es director de la Oficina de la diócesis para los Asuntos de Negocios, el trajo a su ministerio décadas de experiencia en finanzas en la sociedad. El Padre Mike Savelesky que trabajó largas y duras horas, como sacerdote co-director de la Asociación de Parroquias. La ayuda de esa organización fue vital para el éxito de que nuestro Plan de Reorganización fuera aceptado. Estos hombres hicieron lo que hicieron, no por ganancia personal, pero por amor a la Iglesia y una honda compasión y preocupación por las víctimas de abuso. Estoy para siempre en deuda con ellos.

Por favor continúen orando por todos nosotros en la Iglesia del Este de Washington. Hoy con la decisión de la juez Williams se marca el fin de un trágico capítulo en nuestra historia. Oro para que esto también marque el principio de un nuevo capítulo, un capítulo lleno de esperanza, con promesas de una renovada dedicación, para vivir el verdadero Espíritu del Evangelio.

*****

(Nota del Editor: Por más información vea las páginas 13-17 de esta emisión.)

- Tradujo Hermana Myrta Iturriaga SP


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved