Catholic Diocese of Spokane, Washington


De Parte del Obispo

"La Sociedad de San Vicente de Paul: 175 años llegando a los pobres"


por el Sr. Obispo Mons. William S. Skylstad

(Del edición 1 mayo 2008 del Inland Register)

La primavera nos proporciona la oportunidad de celebrar muchas celebraciones de Confirmación y de Primera Eucaristía. Tales reuniones son siempre jubilosas y me dan la oportunidad de visitar las diferentes partes de la diócesis. El número de aquellos que se confirman y reciben la Primera Eucaristía van desde unos pocos hasta más de 630 en la Parroquia de San Patricio, en Pasco.

Recientemente, además de una celebración de Confirmación/ Primera Eucaristía en la Parroquia de San Agustín, en Spokane, miembros de la Sociedad de San Vicente de Paul se reunieron en la Parroquia San Pascual, Valle de Spokane, para celebrar los 175th aniversario de la fundación de esta notable organización. Celebramos la Eucaristía y asistimos a una comida sin cumplidos para marcar este hito tan especial.

La Sociedad de San Vicente de Paul fue fundada por Federico Ozanam en Francia para servir y llegar a los mas necesitados de entre los pobre y perjudicados. Francia en ese tiempo estaba envuelta en una cultura de cinismo bajo la influencia de Voltaire, acompañada por un ruido de clases. El nivel de pobreza era significativo. Federico Ozanam, que ahora ha sido beatificado, era un esposo y padre. Estaba envuelto en la profesión legal. Un día cuando fue desafiado preguntándose porqué la Iglesia no hacía más por los pobres, él se junto con amigos estableció la Sociedad de San Vicente de Paul para hacer sólo eso.

A través de los años el movimiento ha crecido y ha hecho un trabajo considerable en el servicio a los pobres, en el espíritu de Jesús, que nos pide amar a nuestro prójimo como a nosotros mismo. En Mateo 25, Jesús nos dice que cualquier cosa que hagamos al menor de nuestros hermanos y hermanas, lo hacemos a él. La espiritualidad de la Sociedad de San Vicente de Paul se ha enfocado en esta profunda realidad. Jesús fuertemente impulso a ser hermanos o hermanas con todo el mundo. ¡A veces esa tarea nos desafía bastante en nuestras propias familias, dejó solo a los más extraños, o a las personas con grandes necesidades! La llegada de la Iglesia en éste sentido a sido considerable, y San Vicente de Paul Sociedad ha sido una parte importante de esa llegada.

Recientemente el Centro de Servicios de la Familia de la Sociedad de San Vicente de Paul en Spokane cerró debido a problemas financieros. Este incluyendo la comida que los asociados reunían en el centro. Algunos han pensado que esto significa que la Sociedad misma había terminado su funcionamiento. Eso no es cierto. Las Conferencias de las parroquias de la Sociedad continúan en varias áreas de la diócesis y continúan haciendo un gran trabajo, incluso ayudando a los mas perjudicados en el área de Spokane con el pago de arriendos, utilidades, comidas, y otras ayudas vitales. En Spokane la organización de San Vicente, se conoce como el Concilio Distrito de Spokane, esta sufriendo una reorganización, pero continuará sirviendo como la cabeza de la sociedad local. Los tiempos han cambiado. Si cualquier cosa ha cambiado, las necesidades han aumentado. Esa realidad debe estimularnos a todos nosotros a vivir el espíritu del Evangelio y dar testimonio a ejemplo de Jesús, que lavando los pies de los apóstoles, les dijo vayan y hagan ustedes lo mismo. Obviamente, la historia nos proporciona un estímulo para envolvernos en una espiritualidad que nos centra en la presencia de Jesús en nuestras vidas y cómo vemos y lo servimos en los demás.

La Conferencias de la Sociedad de San Vicente de Paul en las parroquias han estado organizadas enteramente por voluntarios. Siempre se necesitan voluntarios para este trabajo, y los alentó a ofrecer sus servicios si el tiempo y la salud son suficientes. Al final de cada Misa oímos, “ve en la paz de Cristo, para amar y servir al Señor.” ¿Cómo hacer realidad la Eucaristía que celebramos en la iglesia, que asume la dimensión de servicio y el testimonio para asistir aquellos en necesidad? El centro siempre está en Jesús, que nos llama ir adelante en su nombre.

Uno de las verdades fundamentales de la enseñanza social de la Iglesia es la dignidad de la persona humana. Respeto por vida humana desde el momento de su concepción hasta que muerte natural continúa siendo un fuerte llamado de la Iglesia cuando fielmente tratamos de reflejar los valores del Evangelio en la vida y en práctica. Vivir esta misión es, y ha sido, y siempre será inoportuno. Admiro esos que dan generosamente su tiempo en servicio amoroso, así de muchas maneras. Todavía, para todo viviente hay una oportunidad para el crecimiento y construir en su santidad. Mire alrededor de su parroquia y podrá notar aquellos que se dan generosamente. Ese servicio no se realiza nunca en aislamiento, pero se fortalece y construye el cuerpo de Cristo. A menudo un testimonio común como el de la Sociedad de San Vicente de Paul da a todos un poderoso mensaje del amor de Jesús por nosotros. Mirando a todo el mundo como precioso en nuestros ojos nos ayuda a conectarnos a la realidad de la plenitud del reino de Dios. Nadie es desechable. Todo el mundo merece respeto.

Ése es el mensaje que también vino por fuerte y claro durante la reciente visita del Papa Benedicto XVI a EE.UU. Es el mensaje que necesitamos vivir proféticamente y auténticamente en la Iglesia. Que también sea el mensaje que la Sociedad de San Vicente de Paul continúe dando ese testimonio para nosotros cuando trabajamos juntos como instrumentos y sirvientes del Señor, amándonos los unos a los otros.

- Tradujo Hermana Myrta Iturriaga SP


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved