Catholic Diocese of Spokane, Washington


De Parte del Obispo

"El futuro"


por el Sr. Obispo Mons. William S. Skylstad

(Del edición July 3, 2008 del Inland Register)

Todos nosotros soñamos con el futuro, una u otra vez, sobre todo cuando somos más jóvenes. La vida limita esas opciones de soñar un poco. El proceso de envejecimiento también tiende a limitar esas posibilidades.

Un momento definitivo en mi vida llegará el 2 de marzo que viene, cuando cumpla 75 años de edad. Esa fecha es todavía a unos meses en el camino, pero su importancia crecerá en días. Ya he tenido varios comentarios y preguntas sobre ese cumpleaños. Espero que pueda verter tanta luz como sea posible, después del impacto que los 75 años tenga sobre mi vida.

Si se es bendecido con llegar a vivir 75 años, en esa fecha se nos pide a cada obispo en el mundo, enviar una carta de resignación al Santo Padre. Desde ese punto hay varias posibilidades. La Santa Sede puede aceptar la resignación inmediatamente. A veces, la aceptación de la resignación puede tardar un tiempo. A veces, si la resignación es aceptada, el Papa asigna un administrador, hasta que se escoja un nuevo obispo. A veces, se hacen decisiones inmediatamente, aunque han habido casos en nuestro país cuando un obispo ha tenido que esperar por un período de tiempo, a veces años, antes que su resignación sea aceptada. En el caso de un cardinal, el retraso puede ser aun más largo.

La presencia de obispos y sacerdotes jubilados en la Iglesia es un fenómeno relativamente nuevo. En general por que nosotros vivimos por más largo tiempo. Por ejemplo, más del 25 % de los obispos en los Estados Unidos son retirados. Sospecho que esta realidad refleja probablemente la realidad de todo el mundo. A menos que sean físicamente o mentalmente limitados, los obispos jubilados continúan siendo muy activo en sus años jubilatorios. Como ustedes saben eso es verdad con los sacerdotes también. Muchos de los sacerdotes jubilados de nuestra diócesis continúan estando muy activos, pero normalmente no tienen la responsabilidad de administración, o la responsabilidad de un pastor.

Nacionalmente, varios obispos jubilados están muy envueltos en la vida de la Iglesia. Por ejemplo, el Cardenal McCarrick, Arzobispo jubilado de Washington D.C., tiene una extensa experiencia en relaciones internacionales. El continúa usando ese regalo. Algunos obispos se comprometen en trabajos de retiros, sobre todo para grupos de sacerdotes y obispos. Otros obispos sustituirán a los pastores en fines de semana, o sirven como sacerdote auxiliar en una parroquia.

Hay tantas posibilidades, depende en los dones, la salud, y la energía de los que se han retirado. En cuanto a mí, he dejado mis opciones hasta que se fije un nuevo obispo. Espero que pueda ser de una asistencia y ayuda para él, quienquiera que sea. En el momento vivo en la vicaria de la Catedral de Nuestra Señora de Lourdes en el centro de la ciudad de Spokane. Una vez que se fija el nuevo obispo, decidiré donde tomaré mi residencia.

Por supuesto, todo de esto depende de que mi salud continúe siendo buena. Un cambio de salud puede cambiar todo lo demás.

Por ejemplo, varias personas me han preguntado por mi cojera, en los últimos años. Aunque, he estado informado de ello desde mi niñez, sé que en este ultimo tiempo, se ha vuelto más notorio. Tres de mis cinco hermanos llevamos un rasgo genético, un tipo de neuropatía muscular. Hay un umbral de la fuerza del músculo que parece irse debilitando a medida que envejecemos. Aunque la condición no es dolorosa, el subir peldaños altos se han vuelto, cada vez más, un desafío para mí. He tenido biopsias y exámenes por doctores que son expertos en neurología, pero nadie ha aparecido todavía con un diagnóstico definido. El hecho que dos músculos, próximos el uno al otro, exhiben una considerable diferencia de fuerzas, lo que aumenta el misterio. ¡Así hay muchas cosas en nuestra vida que son un misterio! La complejidad del cuerpo humano es increíble. Lo que un regalo que está en todos nosotros. Pero el proceso de envejecimiento también tiene su forma de apuntar al futuro, al gran día de la transformación final, la transición de la vida terrenal a la vida eterna. Y hoy es un día más corto que ayer.

Hasta ahora, he sido bendecido con una salud notablemente buena y con energía. Así, debo contar mis bendiciones, como todos nosotros debemos hacerlo. Quizás mi fidelidad al ejercicio en mi NordicTrack durante 28 años me ha ayudado. También he puesto una alta prioridad en el descanso y la oración. El ejercicio en el NordicTrack en la mañana temprano ha sido un gran lugar de oración y meditación en el rosario (contando con los dedos, ha sido fácil!).

Pero debo reconocer que cuando envejezca, mi cuerpo se volverá más limitado. Espero que esa condición me proporcionara la oportunidad de estar más cerca del Señor y apreciar más mi dependencia en él. También debo estar agradecido por las grandes bendiciones recibidas en mi vida: mi familia, mi hogar en mi juventud, mi Fe, la Iglesia, mi sacerdocio y, éstos 31 años, de mi vida como obispo.

La jornada de fe continúa.

Bendiciones y paz a todos ustedes.

- Tradujo Hermana Myrta Iturriaga SP


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved