Catholic Diocese of Spokane, Washington


De Parte del Obispo

"Eventos del verano"


por el Sr. Obispo Mons. William S. Skylstad

(Del edición 31 julio 2008 del Inland Register)

Verano es una estación compleja para todos nosotros. Para las comunidades rurales, verano es un tiempo para vigilar las cosechas y la siega de la mies. Para la gente urbana éste es normalmente un tiempo para vacaciones, quizás una o dos visita al lago.

Para la Iglesia, verano es un tiempo de ordenaciones así como celebraciones de anuales ordenaciones. Celebramos los jubileos de las hermanas de varias comunidades.

Para los obispos católicos del Noroeste, una reunión por unos días después del Cuatro de julio se ha vuelto una tradición. Cada año nos reunimos en una situación diferente. El año pasado fue Anchorage, Alaska. Otros lugares han incluido Coeur d’Alene y Lewiston en Idaho; Bend, en el Oriente de Oregon; Whitefish, Mont.; y Nelson, en British Columbia. Este año nos reunimos en el Centro de retiros Palisades, en Federal Way.

Muy temprano en la mañana del domingo después de la Misa en la Catedral, manejé a Yakima para recoger al Obispo Thomas Connolly, obispo jubilado de Baker. El Sr. Obispo Carlos Sevilla de Yakima no podía unirse a nosotros. Pensé que sería bueno manejar a través del Paso de Chinook para ver el Lago del Espejo en la cima y tener una gran vista de Mt. Rainier antes de dirigirnos a Federal Way y Palisades. Cuando llegamos a la cima, fuimos saludados con un banco del sólida niebla y el Lago del Espejo aun estaba congelado. Grandes bancos de nieve todavía estaban a lo largo de la carretera. ¡Tanto para una planificación cuidadosa! El paseo, aun así, fue ciertamente agradable.

La razón principal para la reunión en la Archidiócesis de Seattle este año fue ayudar a la celebración de las bodas de oro de sacerdocio del Arzobispo Alex Brunett. Recientemente celebró sus 10 años de ordenación como obispo. Sus 50 años como sacerdote son también ciertamente muy significativos. En nombre de todos nosotros en la diócesis, he dado a él nuestras cordiales y orantes felicitaciones, y gracias por su ministerio. Lo deseamos cuando empieza sus segundos 50 años de ministerio. Como yo, enfrenta también la edad de los 75 dentro de algunos meses. Tenemos mucho que compartir discernir y aceptar en el futuro que se nos acerca.

Para los obispos del Noroeste, este tiempo en que nos reunimos ha sido muy importante para nuestra fraternidad y gozo. Tengo unas valiosas recolecciones de fotos de estos años. Uno es un viaje en balsa de agua blanca abajo de el Rio Deschutes, en Norte Centro de Oregon, con 10 de nosotros dejando nuestras estimadas vidas en manos de una dama experta guía que con mucha experiencia nos dirigió por las rápidas corrientes. (En caso de que quieran saber, sí, hicimos comentarios sobre eso!) Fue un gran viaje. El año pasado, celebramos Misa en el tren de Anchorage a Seward, de viaje por esos espectaculares y mas bellos paisajes del país. De algún modo la Eucaristía y la belleza de la creación de Dios parecieron unirse, junto con proporcionarnos un gran espíritu de gratitud. Tenemos tanto por lo que estar agradecidos.

El 29 de junio de este año, el Papa Benedicto XVI anunció un jubileo especial “Año de San Pablo” conmemorando el vi-milenio del nacimiento de este notable apóstol. El claro intento del Santo Padre es promover el estudio de las cartas de Pablo y a más allá una discusión ecuménica. Además, el tema del Sínodo Mundial de los Obispos en Roma, este mes de octubre es “La Palabra de Dios.” Claramente ha habido últimamente un significativo interés sobre la importancia de la Sagrada Escritura y la necesidad de que todos nosotros internalicemos su palabra y seamos fieles a ella.

Las Cartas de San Pablo son un rico tesoro de espiritualidad y discernimiento, que nos proporcionan esa oportunidad. De los 27 documentos en el Nuevo Testamento, 13 vienen de Pablo. Nadie en los principios de la Iglesia ha escrito más, sobre un testimonio personal de un viaje de fe que Pablo. Sus escritos han proporcionado una fundación maravillosa para una reflexión teológica en la Iglesia. Como ustedes son muy conscientes, normalmente la segunda lectura de la misa de los domingos está tomada de Pablo.

En su libro Los Apóstoles, el Papa Benedicto XVI tiene un capítulo sobre San Pablo. Como el Papa lo menciona, nosotros no sólo tenemos las 13 cartas de Pablo, pero las Actos de los Apóstoles, en las que San Lucas nos cuenta una vívidamente la conversión de Pablo y sus jornadas como misionero.

Hay varios factores importantes que considerar sobre la vida de Pablo.

Primeros, Pablo pone claramente a Jesús como centro de su vida. Nuestra identidad debe estar primeramente marcada por nuestro encuentro y amistad con Jesús y su Palabra.

Segundo, la visión de Pablo como pueblo de Dios caracteriza su ministerio. Esa visión es universal. A Pablo se le conoce como el Apóstol de los Gentiles. La salvación de Jesús ha venido a toda la humanidad y Pablo rompe algunas de las barreras de su tiempo en una proclamación valerosa. Su dialogo con Pedro sobre estas materias es bien conocida. Dios, es Dios de todos.

El Santo Padre continúa con una reflexión sobre el valor de Pablo, que dio un fuerte testimonio en situaciones difíciles y desesperadas en las que el apóstol se encontró. “El amor de Cristo nos impele.” fue una marca poderosa de Pablo en su alcance misionero, todo un camino a su martirio en Roma.

Durante este año que viene los aliento a que todos nosotros aumentar nuestro estudio y apreciación de Pablo en nuestras vidas. Una oportunidad para nuestra propia evangelización, y la oportunidad para la evangelización de nuestro mundo, no seria muy diferente a los tiempos de Pablo.

Vamos y hagamos nuestro ese camino.

¡Bendiciones y paz para todos!

- Tradujo Hermana Myrta Iturriaga SP


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved