Catholic Diocese of Spokane, Washington


De Parte del Obispo

"La jornada continúa"


por el Sr. Obispo Mons. William S. Skylstad

(Del edición 19 marzo 2009 del Inland Register)

La vida puede ser maravillosa y misteriosa a la vez, todo al mismo tiempo. Además, puede ser un desafío como nunca lo soñamos cuando eramos jovenes.

El 2 de marzo, tuve mucho para refleccionar y por que dar gracias a Dios cuando celebré mis 75 años. Miientras conducia a Walla Walla para el Rito de Elección ese mismo día, me dio la posibilidad de mirar ampliamente sobre el tiempo pasado – casi 32 años de ministerio como obispo y casi 49 años desde mi ordenación, como un sacerdote. Debo decir que he sido abundantemente bendecido por mi familia, por la Iglesia, y por las personas que se he tenido el p[rivilegio de amar y servir. Las bendiciones no han venido sólo de los muchos momentos de jubilo y felicidad, sino también por los desafíos y los tiempos dificiles. La crisis del abuso sexual y del procwso del Capítulo 11 de la Quiebra sería ciertamente uno de los ultimos ejemplos. Aun asi, espero como Iglesia y como persona hemos crecido por esta experiencia.

A los 75 años de edad, cada obispo debe someter su resignación al Santo Padre. La mia fue fechada el 1 de marzo. He reenviado mi carta al Nuncio Apostólico, Arzobispo Sambi, el representante del Santo Padre Santo, en Washington D.C., quien enviara la carta al Papa. El Papa Benedicto puede aceptar la resignación inmediatamente o esperar, quizás como uno o dos años, antes de aceptar la resignación y fijar un nuevo obispo. Ultimamente, la práctica más común ha sido un retraso de un o dos años antes de un nuev nombramiento. Sin embargo, si enfermedad o estabilidad de su salud mental estan en question, obviamente hay un sentido de urgencia en hacer el nuevo nombramiento. Si esta necesidad es urgente, la otra posibilidad sería la de nombrar un Administrador Apostolico por el Santo Padre, que sería el obispo suplente hasta que llegue y se instale el nuevo obispo. Se he dicho, informalmente, que el nuevo nombramiento para la Diócesis de Spokane estará probablemente en un año o dos.

A menudo las personas me preguntan cómo se fijan los nuevos obispos. Los obispos de una provincia – en nuestro caso, los obispos del Estado de Washington – se les pide que periódicamente envíen los nombres de los posibles candidatos para el rol de obispo al Nuncio Apostólico. El Nuncio y sus empleados se comprometen en consultas confidenciales y bastante amplias. Los nombres resultantes son enviadas a la Congregación de Obispos en Roma. En su turno, la Congregación de Obispos digiere esta información y eventualmente ofrece una lista al Santo Padre, que hará la decisión conclusiva. Una vez que se hace la decisión, los eventos principales hasta ordenación e instalación, normalmente pasa bastante rápido. La ordenación (si se requiere) e instalación debe ocurrir dentro de tres meses del tiempo del nombramiento. En nuestro caso uno que ya ha sido ordenado obispo puede ser fijado, o quizás se nombre obispo a un sacerdote, en este caso el tendría que ser ordenado a la plenitud del sacerdocio como obispo.

¿De dónde puede venir nuestro próximo obispo? Supondría que menos del 10 por ciento de los obispos sirven en su diócesis nativa, así desde que fui ordenado originalmente para la Diocesis de Spokane, soy parte de esa excepción. El nuevo obispo puede venir de la región en general, pero puede venir también a nosotros, de otra parte del país. Ciertamente hay ventajas y desventajas de ambas clases de nombramientos: de cerca de casa, o de lejos. Alguien de la región tiene la ventaja de comprender la cultura de nuestra área. En cambio, una voz fresca y experiencia de relativamente lejos también puede ser muy beneficioso y saludable. Comunicación instantánea y gran movilidad hacen nuestra cultura nacional más homogéneo. De hecho, nuestros horizontes de lo que piensa lo que es ser Iglesia aquí en el EE.UU. se ha extendido dramáticamente debido a la migración. Nuestro estado como Iglesia Universal tiene por mucho tiempo tiene prefigurado lo qué se piensa es un pueblo global. La universalidad de nuestra Iglesia ha sido un gran regalo y una bendición.

Les pido sus oraciones cuando el proceso de selección por nuestro nuevo obispo avanza. Cuando hablamos entre nosotros, nosotros los obispos a menudo discutimos sobre los grandes desafíos por parte de nuestro ministerio: personal. Estar sensible a la salud de las parroquias y sus necesidades (que, de algun modo, es lo mas importante) y el hallazgo de la persona correcta con sus dones y talentos únicos, para encajar la situación, no es fácil. Ése es porqué cada obispo usa un personal abordo para asistirlo en hacer la decisión de los nombramientos pastorales. Pueden imaginar entonces la compleja tarea de encontrar un sacerdote o un ya ordenado obispo para llenar la posición de un obispo en una diócesis dada. El papel de un obispo es un gran desafío y complejo, nadie tiene todos los dones. Así como la Iglesia lo ha hecho siempre, se hace el esfuerzo mejor para encontrar a la persona correcta por la tarea y ministerio de pastor jefe de la diócesis.

Por estos 16 años como sacerdote de esta diócesis, y ahora casi 19 años como su obispo, estoy profundamente agradecido a Dios, y profundamente agradecido a cada uno de ustedes.

Bendiciones y paz.

- Tradujo Hermana Myrta Iturriaga SP


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved