Catholic Diocese of Spokane, Washington


De Parte del Obispo

"Bienvenida y Transición"


por el Sr. Obispo Mons. William S. Skylstad

(Del edición 1 julio 2010 del Inland Register)

Pronto recibiremos las noticias del obispo nuevo para la Diócesis de Spokane. Al tiempo del anuncio, seré nombrado administrador apostólico provisional hasta la instalación de nuestro nuevo obispo se produzca. Ahora termino más de 33 años de servicio como obispo diocesano activo. He sido bendecido sirviendo por 13 años en la Diócesis de Yakima y ahora por más de 20 años en Oriente de Washington.

Una de las grandes bendiciones en el ministerio de un obispo es servir con los hermanos sacerdotes y obispos. Estos hombres han sido siempre una gran inspiración para mí. Me he sentido también muy cercano de las comunidades de la Religiosas que han demostrado de muchas maneras un tremendo y generoso servicio y dedicación al pueblo de Dios. Su amor y servicio debe ser reconocido como un regalo y tesoro maravilloso a la comunidad de fe en el servicio de la Iglesia. La visita que está siendo llevada por la Santa Sede a las comunidades Religiosas en este país, debe ser vista a la luz de una gratitud profunda y una honda apreciación de su especial llamado: servicio y testigos en la Iglesia.

Diáconos y esposas, Hermanos Religiosos, matrimonios, individuos, juventud, niños: todos proporciona un mosaico rico de nuestra familia de fe, que nos enriquece a todos. Mi continuo contacto con tal rica diversidad en la Iglesia es una gran bendición sin medida. Mis hermanas y hermanos de otras denominaciones de fe han sido muy especiales.

Recién he celebrado mis 50 años como sacerdote, mi tiempo de oración es una y otra vez lleno de gratitud a Dios y gratitud a muchas personas que han tocado mi vida. Espero de alguna pequeña forma haber asistido a otros en su camino de fe cuando todos nosotros nos acercamos a la plenitud del reino.

La pregunta que frecuentemente me hacen en estos días es: ¿Qué voy a hacer como jubilado?

Primeros que todo, espero bajar un poco la aceleración. La vida de un obispo es muy intensa. En parte es debido a mis propias decisiones de no tomar bastante tiempo para relajar y recrearme. Todavía, he sido bendecido por la mayor parte con muy buena salud y energía. En el mes de Octubre recién pasado, recibí un marca pasos para un corazón lento, y las palpitaciones son ahora más apropiadas. Mi debilidad de músculos ha progresado despacio, pero a los 76, uno también tiene que reconocer que nuestra tienda terrenal no dura para siempre.

A nivel nacional continuaré sirviendo en el comité internacional de la Conferencia de los Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB). También continúo en la Mesa Directiva como vice presidente en el dialogo católico-metodista con el Obispo Tim Whitaker, un obispo metodista, de Florida. Mi actividad con el mundo de “Los Encuentros Matrimoniales” ha aumentado regional y nacionalmente. He sido un sacerdote del equipo por WWME por casi 30 años. De muchas maneras este movimiento se dirige a las cinco prioridades del USCCB: apoyo de matrimonios y vida familiar; continuación en la formación de la fe; la diversidad en la Iglesia; la dignidad de la persona humana; y finalmente, en las vocaciones a vida Religiosa. Probablemente recogeré mi actividad de dar retiros ya que mi calendario estará considerablemente más libre. Además, he recibido petición de sustituir a pastores los fines de semana cuando hay necesidad en parroquias. Necesitamos apreciar el trabajo maravilloso de nuestros sacerdotes jubilados que continúan sirviendo en esta capacidad cuando están hábiles. Ahora me uno en este rol.

Finalmente, he estado viviendo desde el Día de Gracias en una de las cabañas de la Línea Rockwood, una facilidad de las Caridades católicas para Jubilados, al lado de la Parroquia del Sagrado Corazón, en Spokane. El Obispo Cupich querría usarme en alguna capacidad, pero quiero dejarlo muy claro, que él es ahora el obispo de esta diócesis. De ninguna manera debo interferir en su ministerio, ni ser usado de una manera directa o indirectamente para debilitar su papel. Mi lealtad es a él.

Les pido orar por nuestro nuevo obispo, por nuestra diócesis, y por nuestra Iglesia. Favor de orar por mí, también. Uno de las bendiciones por mí será la habilidad de tener más para la oración. Necesito continuar dando gracias. ¡Que Dios nos bendiga a todos como testigos de una Iglesia que continúa siendo tocada por el poder del Espíritu Santo a través de muchos que usan sus dones en amor y en generosidad!

- Tradujo Hermana Myrta Iturriaga SP


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved