Catholic Diocese of Spokane, Washington


De Parte del Obispo

"Término y un nuevo principio"


por el Sr. Obispo Mons. William S. Skylstad

(Del edición 19 agosto 2010 del Inland Register)

Después de 33 años de escribir regularmente esta columna en dos periódicos diocesanos, el tiempo ha llegado a su término. Cuando empecé a escribir estos fue como una manera de mantenerme en contacto con las personas de la Diócesis de Spokane, y cuando era Obispo de Yakima, con el mismo fin allí, no nunca pensé mucho sobre la escritura del último. Pero llego y aquí esta.

Tengo tanto por qué estar agradecido.

Por supuesto, le ofrezco mi gratitud a Dios primero y por el tiempo que se avecina, por la jornada espiritual en la que he estado y continuaré como obispo emérito.

Estoy agradecido a los Santos Padres con los que me he encontrado por más de tres décadas (han sido tres) y por llamarme a este ministerio como obispo. Es un papel humilde, pero también muy importante. Cada obispo ordenado para este papel particular en la Iglesia llega a la misión con fuerzas y debilidades. El obispo, también, participa en la celebración el sacramento de la reconciliación como un destinatario de perdón y compasión junto a todos los demás fieles. Como San Augustine dijo una vez, “Para ustedes, soy un obispo; con ustedes soy un cristiano.” En los próximos años de mi vida espero ser más lo último: “Con ustedes.”

La inspiración de las personas y las diferentes comunidades de fe han sido una gran bendición. Esas bendiciones han sido traídas por sacerdotes, diáconos y sus esposas, Hermanas y Hermanos de comunidades Religiosas, laicos, ecuménica y interreligiosos compañeros. Todos me han proporcionado a través de estas décadas tal tesoro que me deja con un inmenso sentimiento gratitud y humildad. Mis amigos que son mis hermanos obispos han sido un gran apoyo y gracia.

La Iglesia católica que es una institución notable, aunque no sin imperfecciones y necesidad de una continuada redención. Aun así el Señor ha prometido estar con nosotros, tan evidente por más 2.000 años. Cuando miramos nuestra Iglesia, está tan fácil fijarse en sus fracasos y su cinismo. Aunque ninguna de esas dos son cualidades del Evangelio. Por otro lado, muchos ven nuestra comunidad como una gran bendición, aunque siempre con la necesidad de la gracia Salvadora del Señor Jesús. Confiando en el poder salvador de nuestro Dios. Ellos son fieles y llenos de esperanza. Ésas son cualidades del Evangelio.

Todos nosotros estamos listos para la instalación del Obispo Mons. Blase Cupich, el viernes 3 de Septiembre a las 11 de la mañana en el Centro McCarthey en el campus de la Universidad de Gonzaga. Acogemos al Obispo Mons. Cupich con gran alegría.

Cuando escribo estas palabras, el Obispo Mons. Cupich (pronunciado SOO-pitch) está volviendo a Rapid City, la diócesis donde ha sido obispo en los pasados 12 años. Llegó a Spokane el miércoles pasado en la tarde, en la Fiesta de San Juan Vianney. Padre Connall y el Seminario Bishop White realizaron una Oración de la Tarde y una comida para los sacerdotes de la diócesis.

El próximo día, Obispo Mons. Cupich se encontró con empleados de varias secciones en nuestro Centro del Pastoral Católico y, temprano el viernes mañana, con nuestros abogados de la Diócesis. El resto del viernes y del sábado viajamos sobre el diócesis visitamos tantas parroquias como pudimos, de Spokane a Pasco y Walla Walla, Waitsburg, Dayton, Pomeroy, Clarkston, Uniontown, Colton, Pullman, Colfax, y Rosalia, y entonces regresamos a Spokane. El sábado tomamos las rutas norteñas y occidentales: de Spokane a Deer Park, Chewelah, Colville, Kettle Falls, Repúblic, Tonasket, Okanogan, Omak, Twisp, Brewster, y entonces regresamos a casa. Cada día cubrimos exactamente 400 millas.

Obispo Cupich volverá a Washington Oriental brevemente antes de la instalación. Vivirá en la Catedral de Nuestra Señora de Lourdes. El jueves en la tarde del 2 de Septiembre, una Oración de la Tarde y una bienvenida preparada para el obispo nuevo. Porque la Catedral tiene una capacidad limitada, esta celebración de la tarde será con una invitación especial.

En el día próximo, se realizara la celebración de la instalación a las 11 de la mañana en el Centro McCarthey. El deseo del Sr. Obispo Cupich es que asistan tantas personas como sea posible a este evento. Aunque nuestra Catedral tiene más simbolismo, McCarthey sostendrá a más personas. Ésta es la primera vez en 32 años que hemos tenido tal celebración en una realidad diocesana. Éste es un día cuando nuestros niños de las escuelas católicas pueden venir. La instalación será en verdad un evento histórico para nosotros. Anticipamos la presencia de más de 30 obispos, y esperamos que una gran muchedumbre este presente para aceptar a nuestro nuevo obispo. Les aliento a venir fuertemente.

La instalación al principio de la Misa es relativamente simple. El Nuncio del Santo Padre en los Estados Unidos, Arzobispo Mons. Pietro Sambi, leerá el documento papal anunciando que el Santo Padre ha nombrado al Obispo Mons. Cupich como el sexto obispo de la Diócesis de Spokane. Entonces Arzobispo Mons. Alex Brunett, el arzobispo metropolitano de nuestra provincia, llevará al Obispo Mons. Cupich a la silla catedralicia y le dará el báculo al nuevo obispo. Todo el mundo aplaude. La Misa continuará como de costumbre, con el Sr. Obispo Mons. Cupich como principal celebrante.

Y aquí empieza su ministerio en la diócesis.

Junto conmigo espero que ustedes le recordaran constantemente en sus oraciones a él y su ministerio. Ustedes necesitan amarlo, como él los ama a ustedes. Estamos muy agradecidos por su “sí” para ser el Sexto Obispo de la Diócesis de Spokane.

Aquellos que hablan español tienen un par de buenas frases: Hasta la Vista y Adiós. La primera significa “hasta que nos encontremos de nuevo” y la segunda, literalmente, “A Dios.”

Y así a todos: “Hasta la Vista” y “Adiós.”

Que Dios les bendiga a ustedes siempre.

- Tradujo Hermana Myrta Iturriaga SP


Calendario del Señor Obispo Skylstad

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


WEB CONTACT

© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved