Catholic Diocese of Spokane, Washington



From the

Official News Magazine of the Diocese of Spokane

Deacon Eric Meisfjord, Editor
P.O. Box 48, Spokane WA 99210
(509) 358-7340; FAX: (509) 358-7302


Juntos: vivimos, crecemos y morimos

por la Hermana Myrta Iturriaga SP

(Del edición 28 julio 2005 del Inland Register)

Sister Myrta Iturriaga SP El hecho de que compartimos con la naturaleza el círculo de la vida, que dependemos de ella y que ella depende de nosotros, a veces no es muy claro para nosotros.

El tiempo de vacaciones, es una buena oportunidad para reconocer con humildad, que no somos el principio, ni el fin de la creación. Ella se nos ha confiado: “Hágamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Que mande a…. Y creó Dios al hombre a su imagen. A imagen de Dios los creó. Macho y hembra los creó.... Génesis 1, 26-31

Crecemos en una inter-relación con toda la creación, dependemos de ellos y ellos dependen de nosotros. “Toda la creación canta las alabanzas al creador”, los salmos nos lo recuerdan. Es lo que San Francisco nos revela en la elección de su carisma en su forma de vida.

La contaminación en el mundo va creciendo, sin que cada uno de nosotros hagamos nuestra parte. Y nos preguntamos; ¿Por qué tantas enfermedades y violencias?

No nos damos cuenta que hemos contaminado la mente y la salud de las nuevas generaciones.

Hace ya algún tiempo que estoy siguiendo el problema de la desaparición de los cisnes de cuello negro en el sur de Chile. Una Planta Papelera se instaló cerca del río y lagos donde estas aves tienen su santuario, la planta tiró sus desechos al río y los desperdicios químicos mataron las algas, con las cuales estas aves se alimentaban, sólo se dierón cuenta cuando cientos de estas aves, se encontraron muertas. ¿Quién ganará la batalla legal? La empresa es una gran entrada de capitales para el país y por otro lado son los ambientalistas de todo el mundo, los que están reclamando. Este es sólo un ejemplo de las miles de formas, en las que estamos destruyendo nuestra casa, el mundo.

¿Somos concientes de la cantidad de basuras que tiramos cada día? Todo se nos ha hecho fácil y desechable, ¿Dónde se tiran esas basuras? Muchas veces en los países más pobres del mundo, aquellos que necesitan el dinero que se les paga. ¿Qué pasa con los químicos que se producen en la descomposición de la basura?

No estamos aislados del mundo circundante, todo lo que rodea nos afecta; el sol, la luna, el mar, las lluvias, incendios, … etc.

Las estaciones del año, son también una realidad en nuestras propias vidas, son años acumulados de experiencias, que van haciendo huellas y a las que volvemos una y otra vez. Así, de esta relación diaria, nacen las costumbres y las culturas. Toda experiencia buena debe de ser confirmada y toda experiencia mala puede ser cambiada, las cosas no “tienen” que ser de una forma u otra, somos nosotros los que vamos seleccionando la forma de relacionarnos. Los hábitos culturales son parte de esa adaptación que hemos hecho.

Dios nos creó a su imagen y semejanza, con la creatividad para transformar el mundo en que vivimos.

No somos esclavos del mundo, somos participantes activos en su crecimiento y transformación.

El Señor nos llama a ser co-creadores con El, participando en forma activa y conciente en la transformación y crecimiento de la humanidad. Cada uno de nosotros tiene una responsabilidad, que nadie puede cubrir por nosotros, todos participamos de las consecuencias de nuestra participación en la comunidad, ya sea buena o mala, o no participación del todo.

La comunida básicamente nace de la necesidad de sobre-vivencia, todos necesitamos pertenecer a un grupo humano, ser identificados, aceptados e integrado en sus desiciones y así protegernos mutuamente para vivir en armonía.

Culturalmente pertenecemos a grupos bien específicos, cada uno es diferente: campesinos, pescadores, mineros, profesionales cada uno en diferentes areas,…., todos somos importantes y tenemos que respetar la dignidad de cada uno.

Cuando somos “Transplantados” de una cultura a otra, se produce un doloroso y lento proceso de inculturación, Un proceso de aprendizaje, de adecuación, tiempo de morir y de nacer, de dejar y recoger. Observar y escuchar,… discernir nuestros propios valores y riquezas.

La cultura latina, anglosajona, europea, centran sus experiencias de vida en diferentes valores, estos centros de valores nacieron de experiencias históricas, que van pasando de una generación a otra y que en el tiempo se van modificando, cambiando, afirmándose o desapareciendo, según las nuevas necesidades de adaptación. En este proceso nosotros tenemos “ la responsabilidad de ser activos”, elegir lo que es constructivo, lo que nos hace crecer personal y comunitariamente.

Somos Cristianos y esa transformación la hacemos, confrontando nuestras elecciones con los valores del Evangelio, construyendo así el Reino de Dios entre nosotros.

Hermanos, hermanas tenemos mucho que hacer.

1. ¿De qué forma reconozco mi inter-relación con la naturaleza, busca un ejemplo o cuente una experiencia personal?
2. ¿Cuáles son los valores más importantes para usted y por qué?
3. ¿Cuáles son los valores Cristianos más relevantes que ha recibido de su familia, de su cultura, de su fe, … y como podemos hacer de ellos un regalo para otros?


Inland Register archives

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved

WEB CONTACT