Catholic Diocese of Spokane, Washington



From the

Official News Magazine of the Diocese of Spokane

Deacon Eric Meisfjord, Editor
P.O. Box 48, Spokane WA 99210
(509) 358-7340; FAX: (509) 358-7302


Jesús, vino a sanar nuestras relaciones con Dios y con los demás

por la Hermana Myrta Iturriaga SP

(Del edición 16 marzo 2006 del Inland Register)

Sister Myrta Iturriaga SP Desde el principio en la Biblia en el libro del Génesis, Dios nos promete enviar a su Hijo para sanar nuestras relaciones con Dios, la que fue rota por el pecado.

Por ésta razón no es una sorpresa para nosotros, ver que Jesús en su relación con las personas, su primera preocupación es sana la persona, re-estableciendo de esta manera su relación con un Dios que es Misericordioso, que nos ama.

Cada encuentro con Jesús es un proceso de sanción y lo que debe venir después es una transformación, son los requisitos para ser discípulos de Jesús y Proclamar con nuestra vida, la Buenas Nuevas, en otra palabra, ser una Carta Abierta del Evangelio en nuestra familia, con nuestras amistades, en los lugares de trabajo, en nuestra participación política, en cada situación que nos rodea, somos misioneros por el Bautismo, Confirmación y la Eucaristía. Los tres sacramentos de iniciación nos envían a proclamar el amor de Dios y crear una comunidad de amor allí donde nos encontremos.

Jesús quiere estar allí por medio de nosotros, estar presente en nuestro mundo y nos da las Gracias que requerimos por los sacramentos, don gratuito del amor de Dios, cada uno de ellos es señal del amor de Dios, pero también una responsabilidad por cada uno de nosotros. Nos El nos toca con su gracia en cada etapa de nuestra vida; dándonos la fuerza para llevar a cabo nuestra misión.

¿Cual es la Misión de Jesús?

La misión de Jesús, por lo tanto nuestra misión es mostrar la cara amorosa del Padre. Si creemos en este amor incondicional y abrimos nuestro corazón a Dios, este Amor no puede encerrarse en nosotros mismos, nos transforma e irradiamos a todos los que se crucen en nuestro camino.

¿Recuerda la primera vez que te enamoraste o que fuiste tocado/a por ese amor incondicional en tu vida?

¿Quién fue o fueron esas personas? Nómbralas.

Mírala a el/ ella que te mira con una sonrisa y te dice; recuerdas nuestro tiempo juntos/as, ése tiempo fue una bendición para nosotros. ¿Cuáles son esas señales o signos en los que reconociste el amor de esa persona? Puede ser que en su mirada pudiste descubrir algo diferente, recibiste algunas cartas, regalos, ayuda, y siempre fue verdadero y honrado en las relaciones, nada por difícil que fuera, la verdad estaba siempre entre nosotros. Ese amor hizo cambios en nuestras personas, nos enriqueció.

¿Cómo ha experimenta usted este amor?

Cómo te sentiste, quizás fue muy fácil sentir que tenías todo el mundo en tus manos, que no había nada mas mejor, luchaste por mantenerlo, no quieres soltarlo. Sentiste que podías ser tu mismo/a que nada podía empañar esa confianza en ese amor, que nadie podía destruirlo.

¿Qué usted aprende pensamiento esta experiencia?

La capacidad que tenemos en momentos difíciles, cuando pensamos después que ha pasado la catástrofe nos quedamos asombrados de nuestras propias acciones.

¿Qué pasa cuando una persona no ha tenido la posibilidad de experimentar ese amor gratuito del Padre?

(Vive amargado, enojado con todo el mundo, se llena de odio, usa sus capacidades para destruir, su vida no tiene sentido entonces tampoco tiene sentido la vida de los demás y terminamos faltando el respeto a nosotros mismos y a los demás.)

Cada humano tiene necesidad del amor, es la única manera en la que podemos experimentar lo que es el amor de Dios. Es los primeros años de nuestra vida experimentamos ese amor incondicional con nuestros padres o en la comunidad. Somos un Pueblo en Comunidad y no podemos crecer fuera de la experiencia de pertenecer a un lugar amoroso, calido y pacífico, donde podemos ser Nosotros mismos sin caretas para proteger nuestras fragilidades humanas, vivir algo que no somos. Sabemos que pase lo que pase seremos perdonados, recibidos ... etc.

Ser amado, aceptado, perdo-nado son las experiencias más profundas de una persona, ejemplos de destitución, es la raíz que nos permite creer en nosotros mismos y saber que somos apreciados.

¿Cómo podemos ayudar a que todos puedan tener ese toque amoroso de Dios?

¿Cómo podemos ser una Buena Noticia para los demás, mostrar y ser el amor de Dios hoy y aquí?

¿Qué tiene que ver la Justicia Social con el Evangelio?

Es una relación correcta y sana con cada persona; dar a cada persona lo que tu buscas para ti mismo, compartir con los demás los dones que Dios nos ha confiado, no me pertenecen, en el Evangelio se nos dice que lo mas importante en nuestras vidas es “ Amarnos unos a otros, así como nos amamos a nosotros mismos, si buscamos en el diccionario encontramos que justicia es: Honestidad, Integridad, y transparente en nuestra relaciones de los unos con los otros y con todo nuestro medio ambiente en el que vivimos. Lo contrario seria abuso, usó de los demás y de la creación en beneficio personal, si no lo necesito lo puedo tirar, seria una esclavitud, crear divisiones.

1. ¿Como vivo mi relación con Dios, hay algo que me mantienen alejado/a de El, revisa en tu corazón y nómbralas, piensa que puedes hacer para hacer un cambio al respecto?

2. ¿Cómo ha sido en tu vida la experiencia de amar y ser amado?

Ha sido una experiencia gratuita o has tenido que pagar por ello y ahora sigues tratando de ganarte ese amor a cualquier costa.

3. En tu misión de llevar el amor a los demás ¿Cómo has hecho realidad ese amor en tí mismo, la familia, en la comunidad, en el trabajo, en la sociedad que nos rodea?


Inland Register archives

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved

WEB CONTACT