Catholic Diocese of Spokane, Washington



From the

Official News Magazine of the Diocese of Spokane

Deacon Eric Meisfjord, Editor
P.O. Box 48, Spokane WA 99210
(509) 358-7340; FAX: (509) 358-7302


Invierno tiempo de Reflexión y de Transformación

por la Hermana Myrta Iturriaga SP

(Del edición 7 febrero 2008 del Inland Register)

Sister Myrta Iturriaga SP El periodo de Navidad y Epifanía han pasado muy rápido, al menos para mí, parece que fue ayer que estaba cele-brando Navidad con mi familia en Chile. Además de pasar del verano, a un crudo invierno. Hoy todo cambia tan rápido y nosotros también, lo triste es que a veces no nos damos cuenta.

En Invierno celebramos Cuaresma, cuando toda la naturaleza vive una transformación profunda, vivimos con ella cambios que nos llevaran a una nueva primavera.

En este tiempo en que todo parece dormir, hay cambios que despertaran en nueva vida.

Nos acercamos a la Cuaresma un tiempo de reflexión, de reconciliación, y de oración. Hacemos un nuevo esfuerzo para renovar nuestra relación con Dios, con nuestros hermanos, con la creación y con nosotros mismos.

Es tiempo de perdón, de abrir nuestros corazones al amor. Para que el Dios es compasivo y que en estos días quiere tener un encuentro más profundo con nosotros, encuentre una entrada en nuestras vidas. ¿Estamos preparados para acogerlo?

A veces pensamos que Dios se ha olvidado de nosotros, que nos ha dejado solos. ¿No hemos sido nosotros los que nos hemos alejado de El?

Tenemos tantas preocupaciones, entretenciones, no hemos dejado un espacio para cultivar nuestra relación con Dios., un tiempo fuerte de oración. De meditación, de una lectura espiritual que alimente nuestra fe y el amor. ¿Como podemos discernir y caminar en los caminos del Señor si no conversamos con El?

Si nuestra amistad con el Señor se hace distante y fría, y sólo recurrimos a El en algunos acontecimientos, cuando nos sentimos enfermos, o tenemos problemas serios. Todo esto se traduce también nuestra relación con los demás, la que se hace superficial, fría y egoísta.

El amor y la generosidad nacen del reconocimiento de la presencia de Dios en nosotros, ese amor gratuito que despierta nuestra generosidad. La historia del hijo prodigo es nuestra propia historia, la cuaresma es ese tiempo que se nos da para volver a Dios.

El amor de Dios es gratuito, nos recalca San Pablo en la Primera carta a los Corintios 13 , “Si no tengo amor no soy nada,…” y en la primera carta de San Juan 4, 16 nos dice que “Dios es amor y el que vive en el amor vive en Dios y Dios en El”. En otra parte agrega “Dios es amor y el amor viene de Dios”. El se dio por nosotros sin merito nuestro, no tenemos que pagar, nada puede cubrir el amor de Dios por nosotros, es gratuito. Es allí en el encuentro con El, donde recibimos y aprendemos a Amar.

Este es un tiempo para crecer en el amor, para hacer un mundo nuevo, tenemos que cambiar nuestra forma de relacionarnos con los demás, con nuestro medio ambiente, respetándonos a nosotros mismos y especialmente dándole un lugar a Dios en nuestras vidas.

El fruto de la falta de amor es el pecado, que destruye todo lo que toca, especialmente nuestras relaciones familiares, de trabajo, con nuestras amistades.

El que no ama se destruye así mismo y a los demás. Su camino será el egoísmo, la envidia, las drogas, el dinero… En cambio el que ama se sacrifica, con tal de hacer vida el llamado del evangelio, de construir el Reino de Dios.

En el Reino de Dios se vive del amor, es la ley que nos une, que nos hace pueblo de Dios.

Es tan fácil dejarnos llevar por lo que el ambiente nos ofrece, sin darnos cuenta, poco a poco hemos dejado de vivir en relación con nuestra fe.

Te invito a tomar un tiempo para que juntos pensemos:

¿Cómo estamos viviendo nuestra vida cristiana?
¿Tomamos Dios en cuenta, especialmente en los momentos, en los que tenemos que hacer decisiones?
¿Qué podrías cambiar en tu vida para pasar realmente de una situación de muerte a una vida nueva y celebrar de verdad la resurrección?


Inland Register archives

Home | Bishop | Communications | Parishes | Catholic Charities


© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved

WEB CONTACT