Catholic Diocese of Spokane, Washington



From the

Official News Magazine of the Diocese of Spokane

Eric Meisfjord, Editor
P.O. Box 48, Spokane WA 99210
(509) 358-7340; FAX: (509) 358-7302


Noticias de la Región

Tradujo Padre Miguel Mejia

(del 13 marzo 2013 Inland Register)

OREGON
Arquidiócesis de Portland

BEAVERTON – Cuando era un niño en la parte norte del Estado de Washington, un futuro Obispo y sus hermanos dormían debajo de los árboles de manzana, arrullados por el rio que eventualmente terminaba en el Columbia.

“Algunas veces mal estimamos el agua,” dijo el Obispo William Skylstad, Obispo Emérito de Spokane, cuando se habló a centenares reunidos el 28 de Enero para un congreso sobre la fe y el cuidado del agua.

El Obispo Skylstad dirigió a los obispos del Noroeste para escribir una carta pastoral en el 2001 sobre el cuidado y uso del rio Columbia. La carta se llamó “El Rio Columbia: Cuidando la Creación y el Bien Común.”

El rio Columbia es utilizado para muchas cosas incluyendo agricultura, pesca, industrias, botes industriales y navegación de viento. La región depende del rio para la energía hidroeléctrica.

Al lado del rio se encuentran algunas de las tierras más contaminadas del mundo – La reservación nuclear Hanford, con millón y medio de galones de lodo altamente radiactivo. Ahora, el obispo dijo, las personas tienen que decidir si quieren que el rio se una vía para el carbón que viene del oeste y se manda a Asia.

El Obispo Skylstad mencionó el progreso en la póliza del agua del Noroeste diciendo que las tribus indígenas y negocios están incluidos en las discusiones ambientales.

“¿Hemos aplicado plenamente la carta? No, “dijo el Obispo Skylstad. “Seguimos trabajando en ello”.

Le dijo a la multitud que los obispos decidieron no tomar una postura sobre las presas porque el tema era tan volátil y sensible al tiempo que el significado de la carta de perdería. Ahora, la pastoral se sigue utilizando por sus principios y normas éticas.

Las reflexiones del obispo sobre el río Columbia se trasladó a una visión global cuando informó que más de 3.000 niños en el mundo mueren cada día a causa de la insalubridad del agua. El le llamó al agua limpia un “derecho humano”.

Cerca de 2,5 millones de personas viven sin servicios de saneamiento, es decir, los desechos humanos se van a los ríos. La buena noticia, el obispo Skylstad dijo, es que cerca de 2 mil millones de personas más en el planeta tienen agua que en 1990. Pero aún queda mucho por hacer, dijo.

“Somos “guardianes” de nuestras hermanas y hermanos, dijo, destacando el deber de la comunidad de fe para promover el bien común. “Como una familia humana, no solo estamos profundamente conectados con el mundo, sino que también estamos conectados unos con otros.”

Durante un taller en grupos pequeños, el obispo dijo: “Tenemos mucho trabajo en nuestra Iglesia en estos temas”.

La conferencia, celebrada en St. Andrew Luterana en Beaverton, fue co-patrocinada por los Ministerios Ecuménicos de la Red Interreligiosa de Oregon para Asuntos de la Tierra y de la Oficina de Vida, Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Portland, entre otros.

Entre los ponentes se encontraban miembros de las tribus del Noroeste.

“Desde el momento en que nuestra gente hablaba de algo, nuestra gente valora los atributos del agua”, dijo Wilson Wewa, líder espiritual de la meseta de Columbia.

– Catholic Sentinel (Arquidiócesis de Portland)


Inland Register Index | Home


© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved

WEB CONTACT