Catholic Diocese of Spokane, Washington



From the

Official News Magazine of the Diocese of Spokane

Eric Meisfjord, Editor
P.O. Box 48, Spokane WA 99210
(509) 358-7340; FAX: (509) 358-7302


Noticias de la Región

Tradujo Padre Miguel Mejia

(del 16 enero 2014 Inland Register)

OREGON: Arquidiócesis de Portland

SALEM – En la noche fría del 12 de Diciembre 5,000 personas se reunieron en los terrenos de la feria del estado de Oregon para celebrar la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe.

La liturgia y la fiesta reúnen tradiciones culturales, fe, recuerdos del pasado, y esperanza para las generaciones futuras.

La celebración en Salem fue una de las más grandes en Oregon, con feligreses de las parroquias de San Jose, San Vicente de Paul y San Eduardo. Ninguna iglesia hubiera podido tener tantas personas por eso es que las parroquias rentaron este gran lugar.

Maria Elena Ruiz, una parroquiana de San Jose, dice que la celebración le ayuda a ver la fe de los Católicos hispanos, muchos de los cuales tienen necesidades financieras. “Siempre me sorprende ver como la gente se siente tan feliz aunque les falten las necesidades básicas. Ellos siempre se ponen en las manos de la Virgen de Guadalupe para que ella interceda por ellos antes nuestro señor Jesucristo.”

Las personas se ponen su mejor ropa. Los niños se visten como San Juan Diego, el hombre que tuvo el encuentro con la Virgen Maria en el cerro del Tepeyac en 1531. La imagen milagrosa de María que se quedó grabada en la tilma de Juan Diego es fundamental en la vida de los hispanos. Es un tiempo muy tierno para muchas personas al recordar las tradiciones de su niñez y a sus seres amados en México.

Max Díaz de la parroquia de San José para todas sus actividades el 25 de Noviembre para comenzar a organizar y planear la fiesta. El ha estado envuelto en esta fiesta desde 1989.

Los parroquianos crean altares bonitos para las devociones a la Virgen de Guadalupe. Un altar en la parroquia de San José tenía mil rosas que significaban las flores que María le dio a Juan Diego como señal de su presencia y favor. La imagen de la Virgen viene de la parroquia de San Vicente de Paul.

Díaz dirigió a 70 organizadores. “No puedo explicar con palabras como me siento,” dijo Díaz. “la presencia de la Virgen en mi vida es tan importante que yo le rezo todo el tiempo. En buenos y malos tiempos. Yo siempre siento su apoyo y amor. La siento siempre en mi corazón. Ella nos salva a todos. Nosotros podemos salvarnos y tener un mundo pacífico si nosotros le pedimos a la Virgen que interceda por nosotros ante Dios.”

MILWAUKIE – En la cocina, Cuco Herrera sirve hábilmente chocolate caliente en tazas. Otros voluntarios se apresuran para tomar la bebida dulce a una sala llena de adoradores.

Es una posada, una devoción católica mexicana en la memoria de María y de José y de la búsqueda de un lugar para quedarse en Belén. Una posada, español significa “alojamiento.” Las posadas son nueve días previos a la Navidad que incluye lectura de las Escrituras, la oración y la actuación. Cada sesión termina en una reunión comunal acentuado por golosinas.

La fe, la comunidad y la comida – es de una sola pieza en la posada, que a veces incluye a los fieles vestidos como María, José, el dueño de la casa y los ángeles.

Herrera explica que, cuando era niño en México, estaba más interesado en las golosinas. Pero la historia de la santa pareja también entró a su corazón a través de lo que él y su familia caminaron y cantaron de casa en casa. Herrera sabe la misma dinámica en el trabajo hoy. Esta es una manera de evangelizar.

Jack Villa Lopez, 10, y Rosse Villa Lopez, 8, miembros de St. John, confirman el hecho. Estos hermanos dicen que su parte favorita de la posada son los dulces.

Los evangelios en la Iglesia Primitiva fueron promulgados de boca en boca. La posada es heredera de esa tradición, dice que Pacheco. Luego lee parte del evangelio. En una versión familiar truncada de la posada en este día, la gente está a la puerta del centro parroquial y canta una canción tradicional en el que José y María piden una habitación, sólo para ser rechazados. Después de un par de veces, la pareja encuentra una familia que les da posada. Todos entran y se prepara en una comida que incluye tamales y los dulces.

Leticia Chávez, coordinadora del ministerio hispano en San Juan Bautista, dice que las posadas son una parte importante de la cultura hispana. Obras de teatro eran esenciales cuando la mayoría de la gente no podía leer los evangelios, dice ella.

– Catholic Sentinel (Oregon Catholic Press)


Inland Register Index | Home


© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved

WEB CONTACT