Catholic Diocese of Spokane, Washington



From the

Official News Magazine of the Diocese of Spokane

Eric Meisfjord, Editor
P.O. Box 1453, Spokane WA 99210
(509) 358-7340; FAX: (509) 358-7302


La diócesis despide al Arzobispo Cupich; y espera su sucesor

por el Padre Mike Savelesky, para el Inland Register

(del Inland Register de 16 octubre 2014)

El Obispo Cupich visita a los niños del 5to grado en la escuela All Saints, Spokane, durante la semana de las escuelas católicas 2012. (Foto del archivo del IR)

El Arzobispo-designado de Chicago, Arzobispo Blase Cupich, está animado cuando habla acerca del momento que recibió la llamada del Nuncio Apostólico en Washington, D. C., informándole de su nombramiento como el noveno arzobispo de Chicago.

Él estaba en Múnich, Alemania, regresando de Ucrania, donde él asistió al Sínodo Ucraniano de la Iglesia Católica Griega como cabeza del subcomité para ayudar a la Iglesia Central y del Este de Europa.

Desde esa llamada, su calendario ha estado lleno de entrevistas, sitas en dos diócesis, respondiendo llamadas e emails – y tratando de balancear sus responsabilidades en la diócesis de Spokane y todas las preparaciones para asumir su nueva responsabilidad en la arquidiócesis de Chicago.

El cambio es enorme, al moverse del servicio de 90,000 Católicos en 82 parroquias, y de un equipo administrativo de 17, a la tercera diócesis más grande de Estados Unidos que cuenta con 2.2 millones de Católicos y un equipo administrativo de 300. Cualquiera que conoce al arzobispo Cupich y ha trabajado con él en estos cuatro años de servicio de la diócesis de Spokane sabe que está listo para el trabajo y el reto que le vienen.

Eventos de Despedida

Han sido planeadas varia celebraciones de despedida.

El arzobispo Cupich celebrará Misa en su catedral Nuestra Señora de Lourdes el día de los muertos, el domingo 2 de noviembre a las 11 a.m. Se tendrá una recepción después.

Se le invita al público a una recepción de despedida el Jueves, 6 de Noviembre de las 2-4 p.m. en el salón parroquial de la parroquia de San Pedro, 3330 E. 18th Ave, en el sureste de Spokane. Se puede entrar al estacionamiento por la calle Freya. Se espera que asistan los diáconos, sus esposas, ministros parroquiales, miembros de los concilios diocesano, voluntarios y el público en general.

Después ese mismo día el arzobispo Cupich y sus hermanos sacerdotes de la diócesis de Spokane se reunirán para celebrar la Misa y una cena de despedida en el centro de retiros.

¿Y Después qué?

Normalmente después de que a un Obispo se le informa que será transferido a otra diócesis, él pasa a ser el administrador, una posición que tienen algunas restricciones en la manera que gobierna la diócesis que está abandonando. Dadas las necesidades especiales de las diócesis de Spokane y Chicago, la Santa Sede les ha dado permisos especiales al arzobispo Cupich y al Cardenal George para que retengan toda la autoridad como obispos diocesanos en sus respectivas diócesis hasta el 18 de noviembre.

En ese tiempo cuando el arzobispo Cupich tome la administración de la arquidiócesis de Chicago y sea instalado como su noveno Pastor, la sede de Spokane queda vacante. El término en latín es sede vacante, (“silla vacía”), una referencia a la silla del obispo en la catedral, el símbolo de su oficio episcopal. En realidad esto significa que la diócesis no tiene pastor oficial hasta que el Vaticano nombre a uno.

El canon 377 del código de la ley canónica provee el proceso para nominar a un obispo diocesano, quien al final es nombrado por el Santo Padre. Aquí no se especifica el tiempo en que se debe nombrar un obispo, pero al ver la rapidez con que el Papa Francisco está haciendo nombramientos puede que sea menos de un año lo que tenemos que esperar.

La ley canónica tiene un proceso para la sede vacante que tendremos en la diócesis después del 18 de noviembre. Un grupo de sacerdotes que ha sido establecido por el arzobispo Cupich y que es conocido como el Colegio de Consultores debe reunirse antes de ocho días después del 8 de noviembre. Siguiendo las reglas de los cánones 155-178 de la ley canónica, el Colegio elige a un sacerdote de la diócesis para la posición de Administrador Diocesano. El administrador tienes las obligaciones y el poder de un Obispo diocesano, pero con limitaciones establecidas en el derecho canónico.

La norma general es que “cuando la sede está vacante nada se cambia.” “Se le prohíbe al administrador hacer cualquier cosa que pueda perjudicar a la diócesis o su derecho episcopal,” canon 428. Pero esto no significa que nada pasa. Los programas y los planes que ya se tienen continúan. Un ejemplo de esto es el plan pastoral presentado por el Obispo Cupich en su carta pastoral “Completando la Alegría” (IR 9/18/14). La implementación de las prioridades identificadas en esta carta continúa bajo la responsabilidad del liderazgo de los párrocos y entidades católicas. Se le ha pedido a los párrocos que presenten un plan pastoral de cuatro años para ser revisado por el obispo. Este trabajo le corresponde ahora al Administrador Diocesano.

El Administrador Diocesano no puede establecer nuevas pólizas o ministerios. Él no puede nombrar nuevos párrocos, pero puede nombrar sacerdotes como administradores de parroquias. Una vez que un nuevo obispo toma posición de la diócesis, la función del administrador termina.

El Colegio de Consultores de la diócesis de Spokane se compone de Mons. Kevin Codd (párroco del Centro de Estudiantes San Tomas Moro en WSU en Pullman, y co-director de vocaciones de la diócesis); Mons. Pedro Ramírez (retirado); el Padre Pat Kerst (párroco de Santa Maria en el valle de Spokane y San José en Rockford, y vicario general para asuntos externos); el padre Tim Hayes (párroco de San José, Colbert y director de la Educación Continua de Sacerdotes); el padre Steve Werner (párroco de San Patricio, Pasco), el padre Mike Savelesky (párroco de nuestra Señora del Perpetuo Auxilio, St. John, y Nuestra Señora del Rosario, Rosalia; administrador de Santa Rosa de Lima, Cheney; moderador de la curia y vicario general para asuntos internos); y el padre Miguel Mejía (párroco de Nuestra Señora de Fátima, Spokane; director diocesano del ministerio de la prisión; y representante diocesano ante los movimientos de Cursillos y Carismático).

Los padres Kerst y Savelesky fueron nombrados vicarios generales el 1ro de Septiembre del 2014. Su cargo termina cuando la sede queda vacante. Algunas oficinas diocesanas siguen igual. El vicario judicial y canciller, dos posiciones que tiene el padre Mark Pautler continúan. El director de finanzas (Merrilin Fulton) y El consejo financiero diocesano continúan funcionando. Cualquiera que tenga un oficio como párroco o que se le ha delegado una autoridad, como moderador de la curia, cabeza de algún departamento y la administración diocesana continúan en sus posiciones.

El Consejo Presbiteral y el Consejo Pastoral Diocesano terminan. El nuevo obispo debe establecer el Consejo Presbiteral antes de un año. No se le obliga a que restablezca el Consejo Pastoral Diocesano pero debe de actuar de acuerdo a las circunstancias de la diócesis. El Arzobispo Cupich restableció en Concilio Pastoral Diocesano después de 3 años.

El tiempo de sede vacante es curioso en nuestra diócesis. Los católicos quieren a su obispo, quien en su persona es el sacramento o signo visible de la unión histórica con la Iglesia de los Apóstoles; y el signo de comunión de nuestra Iglesia diocesana con la universal. Cada semana los católicos confiesan su fe en la Iglesia que es “una, santa, católica y apostólica,” y escuchan el nombre del Papa y del Obispo que se mencionan en la oración eucarística. La diócesis siente la necesidad del regalo de la sucesión apostólica cundo no se tiene un Obispo. Sin embargo, aunque la Iglesia local espere por su Apóstol y Pastor, los feligreses continúan el buen trabajo iniciado por el Obispo Cupich durante sus cuatro años de cuidado pastoral.

-- Tradujo Padre Miguel Mejia


Inland Register Index | Home


© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved

WEB CONTACT