Catholic Diocese of Spokane, Washington



From the

Official News Magazine of the Diocese of Spokane

Eric Meisfjord, Editor
P.O. Box 1453, Spokane WA 99210
(509) 358-7340; FAX: (509) 358-7302


Noticias de la Región

Tradujo Padre Alejandro Zepeda

(del 18 agosto 2016 Inland Register)

OREGON
Arquidiócesis de Portland

BEAVERTON – El padre Gregory Dick, de los Nobertinos, iba a seguir los pasos de su padre como un contratista, hasta que pudo discernir una vocación más elevada. Las Hermanas Franciscanas de Nuestra Señora de la Paz le están agradecidas, por responder a ese llamado.

Un cura en la abadía de San Miguel en Silverado, Calif., el padre Dick fue el encargado de dirigir un retiro en silencio para hombres el fin de semana del mes de abril 15-17. Este no fue el primer retiro que ha llevado en la casa de retiros de la Virgen de la Paz, pero esto puede haber sido la primera vez que el retiro incluyo el trabajo manual.

Un proyecto especial que estaba previsto para el sábado de reparar una estatua de San José en los terrenos de la casa de retiro. La figura de tamaño normal había sido objeto de vandalismo en el otoño del 2015. En ese momento, el grupo de retiro para las mujeres descubrió el vandalismo mientras rezaba el rosario a lo largo de las estaciones de la cruz al aire libre. Ellas descubrieron que las bancas habían sido retiradas, una de las estaciones de la cruz había sido profanada, y la estatua de San José había sido derribada en el lodo. Debido al impacto de la estatua en lodo, la cabeza de la estatua completamente se separo del resto del cuerpo.

Cuando el padre Dick llegó al retiro en abril, la estatua aun permanecía en el lodo; las hermanas estaban esperando que la tierra se secara lo suficiente para que la estatua que es pesada pudieran enderezarla y reparar.

A principios de la semana, poco después de la llegada del padre Dick, que había hecho algunos trabajos preparatorios para la reparación de la estatua, la perforación de agujeros en la base donde iba a ser colocada para aumentar la capacidad de recuperación de la estatua, una vez que fue sustituido de su pedestal. Cuando llegó el momento de las reparaciones, el sacerdote vestido de blanco y sus ayudantes se metieron en el lodo sin dudar.

“Comenzó a trabajar, con sotana blanca y todo, y no tenía miedo de ensuciarse a pesar de que el suelo era un poco fangoso,” dijo Jeremy Wenger, uno de los participantes del retiro. Después de dirigir una oración por los vándalos que había tirado la estatua, el padre Dick ayudo a los participantes del retiro en parar la estatua de Nuevo en su base de tamaño normal de y pegarle la cabeza.

“Para mí,” dijo Wenger, “también fue un buen ejercicio para recordarnos que el pecado no tiene la última palabra, y que el bien vencerá el mal.”

FOREST GROVE – Uno de los primeros laicos en administrar una parroquia en la Arquidiócesis de Portland se retiró esta primavera después de más de 25 años de servicio en la iglesia.

Lani Vandehey, que concluyó su ministerio como pastor asociado en la Parroquia de San Antonio en Forest Grove, fue administrador pastoral de la Parroquia de Santa María en Vernonia durante una década. Ella administro la parroquia de Vernonia en todos los sentidos excepto para oficiar los sacramentos.

Vandehey era uno de los seis laicos con el nombramiento de administrador pastoral durante un período a principios de 1990. Fue a través de la capacitación y la formación dirigida por Mons. Chuck Lienert, que estaba entonces a cargo de las personas en las parroquias en el oeste de Oregon. El rito formal de la instalación se llevó a cabo en 1992.

“Se trataba de pequeñas comunidades en el tiempo de escasez de sacerdotes,” dice Vandehey. La comunidad “era pequeña y tenía todas las cualidades de una parroquia. La arquidiócesis se dirigía con sacerdotes y laicos para servir a la gente. Mantuvimos las parroquias y nos aseguramos de que la educación religiosa estaba activa.”

Vandehey sirvió como consejero pastoral, ayudando o dirigiendo a personas con necesidades espirituales o emocionales. Ella supervisó la preparación al matrimonio, educados los que quería ser católica y tomó la comunión a los inválidos.

El modelo funcionaba bien si el moderador/sacerdote - un clérigo asignado para supervisar y ofrecer ministerio sacramental – trabajaba estrechamente con el administrador pastoral. Vandehey dice que el modelo se quedó corto y tuvo que ser alterado cuando se hizo evidente que los administradores pastorales debian tener títulos avanzados en el ministerio pastoral.

Cada vez más, los sacerdotes misioneros de otras naciones han venido a servir en el oeste de Oregón, rellenando los huecos.

Pase lo que pase con el liderazgo, los fieles de la parroquia siempre a la altura de las circunstancias, dice Vandehey. “Ellos saben que la vida de su parroquia depende de ellos.”

Vandehey dice que el servicio en la iglesia le ha formado como persona. “Muy pocas personas consiguen hacer lo que les da la vida,” dice ella. “Esto me sigue animando a encontrar la necesidad en otras personas y servirles en esa necesidad.”

– Catholic Sentinel (Oregon Catholic Press)


Inland Register Index | Home


© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved

WEB CONTACT