Catholic Diocese of Spokane, Washington



From the

Official News Magazine of the Diocese of Spokane

Eric Meisfjord, Editor
P.O. Box 1453, Spokane WA 99210
(509) 358-7340; FAX: (509) 358-7302


Encuentro de Novios: Un regalo muy necesario para las parejas jóvenes

por el Obispo Thomas Daly

(del Inland Register de 16 junio 2016)

En aquél sábado nevado de enero, varios cientos de hombres, mujeres y niños desafiaron el frío para participar en oración en la primera Caminata Para la Vida (The Walk for Life) en Spokane. A lo largo de la ruta, un hombre se presentó a mí: “Señor Obispo, me llamo Ric Gaunt.” Con orgullo mencionó a su parroquia y cómo él y su esposa estaban muy involucrados en el programa Encuentro de Novios. “Espero que pueda venir a cenar y conocer a mi esposa. Queremos informarle acerca de este importante ministerio.”

Yo ya estaba familiarizado con el Encuentro de Novios. Antes de mi nombramiento como Obispo, ayudé en los retiros. Dirigidos por dos parejas casadas y con la asistencia de un sacerdote, el Encuentro de Novios es un retiro de un fin de semana con otras parejas comprometidas, con tiempo a solas para discutir juntos sus futuras vidas juntos. Este ministerio vital ayuda a los que se preparan para el Sacramento del Matrimonio a entender que “Una boda es un día, un matrimonio es toda una vida.”

En algún momento después de la Pascua, el Padre Patricio Kerst organizó la cena. Junto con el Padre Jeff Lewis – ambos sacerdotes ayudan en los retiros – tuvimos una gran noche con Ric y Cindy Gaunt. Al reflexionar sobre sus experiencias como líderes al pasar de los años, compartieron su sabiduría, pensamientos y experiencias de preparación para el matrimonio.

A pesar de que los hombres y mujeres jóvenes que se casan hoy en día enfrentan obstáculos prácticamente desconocidos incluso hace 20 años, no había ninguna duda de que el Encuentro de Novios es un regalo muy necesario para las parejas jóvenes. También es una verdadera bendición y fuente de esperanza para aquellos que tienen el privilegio de guiar a los jóvenes a medida que ellos desean la gracia del sacramento de matrimonio.

Lamentablemente, en nuestra propia Diócesis de Spokane, así como en muchas otras de nuestro país, hay menos bodas católicas en comparasión a los últimos años. Las razones que se dan incluyen el alto costo, el empuje por parte los coordinadores de bodas (y, a menudo, por las novias) para la boda y fiesta en algún lugar al aire libre con “todo incluido”, y el miedo de los jóvenes al compromiso para prometerse amor “para el resto de sus vidas.” A pesar de que soy un Obispo, sigo celebrando bodas, la mayoría de ellas son de ex-alumnos. Pero también yo he notado la reducción de parejas que desean un matrimonio sacramental. Y esto no es sólo un problema para la Iglesia Católica en los Estados Unidos. Es un problema en todo el mundo.

La reciente exhortación apostólica del Papa Francisco, Amoris Laetitia (“La Alegría del Amor”), se dirige a la gran cantidad de desafíos que enfrentan las familias hoy en día. Basándose en las discusiones en dos Sínodos de Obispos que tuvieron lugar en octubre del 2014 y 2015, con gran compasión, honestidad, y sabiduría, el Santo Padre escribe, “El deseo de casarse y formar una familia continua con entusiasmo, especialmente entre los jóvenes, y esto es una inspiración para la Iglesia.” En nueve capítulos, el Santo Padre se plantea una variedad de preguntas y se ofrece puntos de reflexiones.

En la introducción, el Papa Francisco ayuda al lector ofreciendo este consejo: “Es probable, por ejemplo, que las parejas casadas estarán más preocupadas con los capítulos cuatro y cinco, y los agentes pastorales con el capítulo seis, mientras que cada uno se siente desafiado por el capítulo ocho.”

En el capítulo seis es cuando la carta reitera el ministerio vital del Encuentro de Novios: “ Los Padres sinodales han dicho de diversas maneras que necesitamos ayudar a los jóvenes a descubrir el valor y la riqueza del matrimonio (205) La compleja realidad social y los desafíos que la familia está llamada a afrontar hoy requieren un compromiso mayor de toda la comunidad cristiana en la preparación de los comprometidos al matrimonio. ... (206) La preparación del matrimonio debería ser algun tipo de «iniciación» al sacramento del matrimonio que les aporte los elementos necesarios para poder recibirlo con las mejores disposiciones y comenzar con cierta solidez la vida familiar (207) … Por otra parte, quiero insistir en que un desafío de la pastoral matrimonial es ayudar a descubrir que el matrimonio no puede entenderse como algo que ocurre y termina (218) … El camino implica pasar por distintas etapas que convocan al sacrificio y a la generosidad…” (220)

Para aquellos hombres y mujeres que se casarán durante los meses de verano, y para aquellos que los acompañan a lo largo de su preparación, las últimas palabras del Santo Padre ofrecen esperanza y de consuelo: “No desesperemos a causa de nuestros límites, pero tampoco renunciemos a buscar la plenitud del amor y la comunión que se nos ha prometido.” (325) Oremos por ellos. Jesús, María, y José, escuchen benignamente nuestra oración. Amén.


Bishop Daly Index | Home


© The Catholic Diocese of Spokane. All Rights Reserved

WEB CONTACT